Pueden verse sometidas a recargos y perder la financiación bancaria

Las consecuencias para las empresas del impago de impuestos

Todos conocemos la importancia del pago de los impuestos. Los trabajadores por cuenta   propia y las empresas tienen que liquidar el IVA con Hacienda mes a mes o de forma trimestral. En función del tipo de actividad y de los ingresos anuales, el impuesto se puede declarar de varias formas: por el sistema de módulos o por el sistema directo. 

Las consecuencias para las empresas del impago de impuestosLas consecuencias para las empresas del impago de impuestos
  • linkedin
  • google+

Lo mismo ocurre con las cotizaciones a la Seguridad Social, en ambos casos es fundamental el pago a tiempo. De lo contrario la Agencia Tributaria o la TGSS, puede aplicar una sanción económica que puede ir desde un recargo del 5% hasta una sanción del 100% del importe. Es imposible eludirlo, no importa si eres una estrella de fútbol, un actor internacional o un cocinero brillante: los recargos y sanciones por no liquidar el Impuesto sobre el Valor Añadido son las mismas para todos.

Aquí algún ejemplo con Hacienda Pública:

-Si han pasado menos de tres meses, se paga un recargo de alrededor del 5% del IVA pendiente de liquidar.

-Si han pasado menos de seis meses, se paga un recargo de alrededor del 10% del IVA pendiente de liquidar.

-Si han pasado menos de 12 meses, se paga un recargo de alrededor del 15%, del IVA pendiente de liquidar.

 -Si ha pasado más de un año, se paga un recargo de alrededor del 20%, del IVA pendiente de liquidar.

Además, existe un problema añadido para las empresas. Si tienes deudas con estos dos organismos, no es fácil obtener financiación. De hecho, la mayoría de los clientes que puedan surgir a lo largo de la vida de una empresa, solicitarán antes de cualquier firma de contrato importante, un certificado al corriente del pago de sus impuestos con Hacienda y con la Seguridad Social.

Por otro lado, los bancos le cerrarán la puerta si sus pagos no están actualizados, no le concederán prestamos, líneas de crédito, póliza ni todo lo que necesita realmente para el buen fin de su actividad,  sobre todo en éste momento que atravesamos de “incertidumbre bancaria”, donde nadie va a darle nada, todo lo contrario a lo que se estaba haciendo hace unos años.

Por ello es básico que las empresas puedan acceder a liquidez para hacer frente el pago de impuestos y cotizaciones no cierra todas las fórmulas de financiación con alternativas como el descuento de pagarés y letras de cambio, así como con operaciones de factoring, que permiten adelantar el cobro de las facturas de los clientes.