Entrevista a Javier Jiménez, Director General de Lanzadera

Lanzadera: “Uno se hace empresario siendo empresario”

“En Lanzadera nosotros decimos que uno se hace empresarios siendo empresario. Tiene que tirarse a la piscina. Nuestra idea, nuestra voluntad y todos nuestros esfuerzos se dirigen a apoyar a gente que comienza”, explica Javier Jiménez, director general de Lanzadera, una aceleradora de empresas promovida por Juan Roig, propietario de Mercadona.

Lanzadera: “Uno se hace empresario siendo empresario”Lanzadera: “Uno se hace empresario siendo empresario”
  • linkedin
  • google+


“Lanzadera es una iniciativa privada de Juan Roig, quien en un momento dado quiso devolverle a la sociedad parte de lo que ésta le ha dado durante estos años de exitosa trayectoria profesional”, continúa Jiménez, fiel defensor de la cultura del esfuerzo y el liderazgo promulgada por Roig.



Bajo el lema “la persecución de un sueño empresarial es una labor de coraje, tesón y esfuerzo”, se presenta esta aceleradora, que ya va por su segunda edición, después del éxito conseguido por la primera, cuando de 15 proyectos que comenzaron el programa, 13 consiguieron finalizarlo.



“Que 13 equipos llegaran al final de este exigente trayecto, es para nosotros todo un éxito. Además podemos decir que todos los equipos están consiguiendo su segunda ronda de inversión, lo que les augura un futuro más allá de Lanzadera”, recapitula Jiménez, quien presiente un desenlace similar para la nueva edición.



“Estamos convencidos de que las personas son las idóneas para convertir las ideas en realidades”, asegura el director general de Lanzadera sobre los nuevos emprendedores. Y es que si algo valoran en esta aceleradora, son las personas. Las personas por encima de las ideas y de los proyectos.



“Lo que buscamos fundamentalmente son personas. Las ideas valen poco hoy en día. En internet aparecen montones de ideas a diario, incluso hay bancos de patentes de donde sacarlas. Las ideas valen poco, si no hay alguien capaz de ejecutarlas. Por lo tanto, lo que buscamos fundamentalmente son personas. Personas que tengan unas condiciones y unos valores como el esfuerzo y la honestidad, y que sean capaces de convertir un sueño en una realidad. La clave está en la ejecución”, enfatiza Jiménez.



Si la honestidad y el esfuerzo son dos propiedades muy apreciadas en Lanzadera, el carácter emprendedor es algo imprescindible y difícil de inculcar.  



El emprendimiento va en el ADN de las personas. Hay gente que quiere marcar su propio destino, crear su propia historia, generar riqueza, además de aportar algo a un cliente. El emprendedor es esa persona que ha encontrado un dolor en un cliente, algo por cubrir, y que se lanza a llenar ese hueco. Es un tema vital, es inherente a las personas, personas que tienen dentro esa necesidad de aportar algo distinto. Hay gente que está dispuesta a dejarlo todo, buenos trabajos incluido, porque llevan eso dentro. Hay gente que lleva ese espíritu dentro”, opina Jiménez, quien nos explica que la motivación para montar Lanzadera fue precisamente ayudar a estos emprendedores a cumplir sus sueños, a la vez que crean empresas y generan riqueza.



“A Juan Roig le gusta, le motiva y le apetece ayudar a emprendedores a crear empresas y a generar riqueza. En un momento dado, decidió poner al alcance de emprendedores los medios adecuados para que surjan ideas y empresas. Crea Lanzadera como el vehículo que aporta esas condiciones necesarias para conseguir este objetivo”, señala Jiménez.



En este sentido, el compromiso de Lanzadera para con los emprendedores es el de prepararles, para que cuando salgan a mar abierto, sean capaces de sobrevivir.



Durante los meses que dura el programa, los proyectos recibirán formación y tutela, además de financiación, algo por lo que “los emprendedores quedan tremendamente agradecidos”, asegura Jiménez. Además de lo ya descrito, en Lanzadera favorecen el networking, con iniciativas como el investor day, donde los equipos presentas sus proyectos ante un grupo de inversores. “En marzo reunimos a más de 80 inversores”, puntualiza Jiménez.



Asimismo, nuestro interlocutor realza la figura de Juan Roig, uno de los mejores empresarios del mundo - Mercadona factura más de 20.000 millones al año -, quien se implica plenamente en Lanzadera, “sentándose con los alumnos cada quince días”.



El compromiso de Roig con el emprendimiento es profundo y decidido, motivo por el que decidió aumentar las plazas de 15 a 20 para la segunda edición de Lanzadera, y es que el objetivo de esta aceleradora es el de generar 200 empresas en diez años.



Si irnos tan lejos, su propósito más presente es que las 20 empresas que actualmente se encuentran en Lanzadera, “salgan al mercado y tengan mucho éxito”, concluye Jiménez.



Consulta aquí los 20 proyectos seleccionados para la segunda edición de Lanzadera