La “vuelta al cole”, el particular “agosto” de muchas empresas

Llega septiembre, y como siempre, acompañado de la temida “vuelta al cole” para la mayoría de las familias. Es el mes en el que hay que superar muchas cosas, la vuelta a la rutina, la depresión postvacacional y los gastos a los que hacer frente cuando se tienen hijos.

La “vuelta al cole”, el particular “agosto” de muchas empresasLa “vuelta al cole”, el particular “agosto” de muchas empresas
  • linkedin
  • google+

Libros, material escolar o ropa, ya sea la particular o los uniformes, el calzado… y es solo el comienzo, porque tras este mes, los pagos mensuales, las actividades extraescolares y la renovación de todo lo que en dos meses de colegio se ha estropeado o extraviado, son el día a día para las familias.

Todos estos gastos suponen un dolor de cabeza para muchos padres, que cada año ven como la temida cuesta de enero, tras las fiestas navideñas y los gastos que también suponen, no es nada comparada con la cuesta de septiembre.

El Observatorio Cetelem ha realizado una encuesta en la que se señala que de media la “vuelta al cole” en este 2016 costará a las familias unos 232 euros. Un 11% de los españoles podría alcanzar los 1.000 euros en esta inversión, frente al 28% que podría invertir alrededor de unos 121 euros y el 25% que alcanzaría los 374 euros en gastos para volver a las aulas.

Si los padres deciden adelantar la preparación de las compras de la vuelta al cole, consiguen hacerlas coincidir con la época de rebajas, lo que les hace estar más dispuestos a invertir una mayor cantidad de dinero en ellas. Por lo que o comprando lo indispensable con presupuesto cerrado en septiembre, o adelantando las compras y sintiéndonos más dispuestos a invertir un poco más en agosto, al final el gasto acaba siendo alto.

Según la encuesta del Observatorio Cetelem, los padres que deciden adelantar sus compras de la vuelta al cole demanda sobre todo: material escolar (75%), libros (65%) y ropa (60%), y en ésta última, la ropa deportiva es la más buscada. Los cuadernos y las mochilas son los productos de material escolar más consumidos.

Sin embargo, según la encuesta, el porcentaje de los padres que piensan adelantar sus compras va disminuyendo cada año; así, en 2016, el porcentaje de “adelantados” a las compras se ha reducido al 22%, frente al 28% y el 24% de 2014 y 2015 respectivamente.

Por otra parte, un 62% de los padres españoles espera gastar lo mismo que el año anterior, y descienden en número aquellos que planean destinar más presupuesto este año, y es sólo un 14,7% el porcentaje que espera gastar menos.

Aún así, la publicidad de la vuelta al cole está invadiendo desde hace día las calles, los anuncios de televisión y las esquinas de la Red. Todos muestran campañas atractivas, todos listos para aprovechar el tirón de este momento del año en el que las familias, sí o sí, deben hacer frente a los gastos que supone la educación escolar de sus hijos.

En este sentido, tanto emprendedores como grandes empresas, como algunos bancos, ven sus nichos de mercado particulares para lanzar productos que les permitan hacer su particular “agosto” en pleno septiembre.

Es el caso de las empresas que ofrecen sellos o etiquetas adhesivas para marcar cada prenda que los más pequeños llevaran a las aulas. Existen multitud de empresas y emprendedores que se dedican a promocionar estos productos en los últimos años, un ejemplo es Dedrap que, entre otros productos, ofrece sellos automáticos con tinta especial para textil. Los sellos son de la marca Trodat, e incorporan una almohadilla de tinta. Dedrap los entrega en una bolsa de plástico con cierre para mantener la humedad de la tinta y alargar la durabilidad, que estiman aguanta unos 60 lavados a 30º o 30 lavados a 60º. El sello se puede personalizar con dibujos, por ejemplo, y cada sello ronda los 25 euros.

Los más mayores también son una oportunidad de negocio. Y es que los universitarios cada año ven más complicado poder hacer frente a sus gastos de matrícula, alojamiento y manutención, por lo que los principales bancos del país ya preparan para cada inicio de curso un abanico de ofertas de préstamos para que estos estudiantes puedan cubrir su cada vez más elevada factura académica. La Matrícula Blue de BBVA, el Crédito Curso de Sabadell o el Préstamo Universidad de Bankinter, son algunos de los ejemplos, que también cuentan con sus versiones adaptadas a los estudiantes de Máster.

Otra fuente de negocio, aunque no es legal ni exigible, es la que surge cuando son los propios centros escolares, tanto privados como públicos, los que les dicen a los padres dónde han de adquirir el material, el uniforme o los libros de sus hijos. Esto sucede, y para los establecimientos recomendados supone un gran empujón, pero los padres deben saber que existen otras opciones y que en ningún caso es exigible que realicen sus compras en unos establecimientos en detrimento de otros, donde además es posible que consigan ahorrarse algunos euros.

 

 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.