Wayne Rivers es cofundador y presidente del Family Business Institute

“La verdadera certificación del éxito es cuando tu negocio sobrevive en tu ausencia”

La verdadera certificación del éxito empresarial es cuando tu negocio puede sobrevivir en tu ausencia, para lo que hay que centrarse menos en uno mismo y más en desarrollar el talento dentro de la organización”, asegura Wayne Rivers, cofundador y presidente del Family Business Institute, en un artículo para el Wall Street Journal.

“La verdadera certificación del éxito es cuando tu negocio puede sobrevivir en tu ausencia”“La verdadera certificación del éxito es cuando tu negocio puede sobrevivir en tu ausencia”
  • linkedin
  • google+


En este sentido, Rivers rechaza la extendida idea de que el éxito radica en largas y duras jornadas laborales, que se prolongan hasta altas horas del día, para dar ejemplo a los empleados.



“Si (los empleados) no te ven trabajar más duro y durante más tiempo que ellos, éstos no te respetarán. Esta afirmación es un mito muy generalizado. La idea de que una semana laboral de 100 horas es la única manera de ser productivo y de que te respeten es simplemente ridícula”, apunta Rivers, quien opina que existen otra maneras de ganarse el reconocimiento de los subalternos, sin necesidad de que tanto esfuerzo te lleve prematuramente a la tumba.



“¿Qué crees que es realmente lo que valoran los empleados de ti? ¿El esfuerzo y las horas que echas o los resultados que consigues?”, plantea Rivers, quien opina que los líderes empresariales deberían desarrollar más a sus empleados para que las compañías no dependieran tanto de sus dueños.



Rivers habla de conseguir empleados “súper estrella”, que son aquellos capaces de tomar las decisiones acertadas en ausencia del máximo mandatario. De otra manera, el jefe tendrá que estar siempre presente para el buen funcionamiento de la empresa, algo que no podrá ser para siempre.



Por lo tanto, Rivers insiste en la idea de desarrollar el talento y la confianza, para que las empresas logren sobrevivir a sus fundadores.