Aprende de desarrollo personal con Javier Iriondo, experto a la fuerza

La resilencia como herramienta para mejorar el futuro

“He triunfado, he fracasado, he pasado por el cielo y conocido los infiernos (…) para volver a levantarme de nuevo”. Esta sentida cita de Javier Iriondo, experto en desarrollo personal, resume de forma práctica el significado de la palabra resilencia, un término muy de moda en la psicología actual y que pude ser una buena herramienta para lograr el éxito tanto personal como profesional.

La resilencia como herramienta para mejorar el futuro La resilencia como herramienta para mejorar el futuro
  • linkedin
  • google+


Una definición más teórica podría ser: “la fortaleza mental para resistir”, a la que tuvo que recurrir el mismo Iriondo para salir del “agujero” en el que se había caído. A la temprana edad de 20 años, nuestro protagonista viajó a Estados Unidos para convertirse en profesional de la pelota vasca -un deporte más extendido de lo que nos pudiéramos imaginar-. Sin embargo, una huelga, que se prolongaría durante dos años, dio al traste con sus sueños y con su modo de vida.



Según cuenta Iriondo, el dinero se acabó, pero no las facturas, de las que trató de huir refugiándose en el alcohol. Previamente, este pelotari había dejado sus estudios para volcarse en el deporte, lo que le dejaba en una situación bastante precaria para insertarse en el mercado laboral.



Iriondo entró en una espiral de autodestrucción que casi acaba con su vida, literalmente. El suicidio pasó por su cabeza. Había tocado fondo. Fue en este punto cuando tomó contacto con la resilencia, un concepto que tenía desterrado de su mente. Desde entonces, nuestro protagonista subiría y bajaría, pero siempre con esa fuerza mental que en la actualidad le caracteriza.



Con el paso de los años, Iriondo ha ido transformando su experiencia vital en una serie de lecciones, que ha compartido con audiencias de todo el mundo, a las que le gusta preguntar: ¿Qué haces cuando todo se derrumba?



Cuando todo se derrumba, este superviviente de la angustia humana aconseja “buscar una motivación más grande que uno mismo” y agarrase fuerte a ella. Iriondo lo llama el poder del por qué, del ¿por qué me voy a levantar?



Una vez localizado tu por qué, este experto en desarrollo personal recomienda observar nuestros hábitos y nuestro entorno, del que dice es el mayor ladrón de energía. En este sentido, hay que controlar lo que te rodea y “ver si te inspira, te ayuda, es constructivo o lo contrario”.



En su proceso de salir de los infiernos, Iriondo comenta que lo primero que hizo fue abandonar su destructivo entorno, el cual nos condiciona de una manera “importantísima”.



En este sentido, este deportista hace una analogía entre las personas y las semillas, las cuales necesitan el entorno correcto para demostrar su verdadero potencial. En lo que se refiere a los hábitos, hay que examinarlos a conciencia e identificar aquellos que son más nocivos para nosotros, para intentar erradicarlos de nuestra rutina (qué leo, qué escucho, qué hago, con quién voy etc).



En su viaje por la montaña rusa de la vida, otra lección que ha aprendido es la de desarrollar la capacidad de cambiar y adaptarse según las circunstancias.



“La vida antes era predecible. Sabías que estudiar una carrera te iba a proporcionar un puesto de trabajo en una empresa en la que estarías toda la vida”, comenta Iriondo, quien asegura haberse tenido que reinventar mil veces buscando ofrecer soluciones a la sociedad.



Para finalizar, me quedo con una sucesión de consejos: “Deja de ser un lamento con patas, toma decisiones, pasa a la acción y mantente firme en tu compromiso”.