Cuentas públicas bajo control, mejor financiación y empresas más saneadas

El Gobierno afirma en Europa que la Reforma Fiscal atraerá inversores extranjeros

La Reforma Fiscal, en fase de información pública, favorecerá la inversión extranjera en nuestro país, ya que permitirá tener unas cuentas públicas bajo control, mejores condiciones de financiación, y un sector empresarial más saneado expuso Miguel Ferre, secretario de Estado de Hacienda en Londres ante el foro “Investing in Spain. Recent Spanish Reforms”.

El Gobierno afirma en Europa que la Reforma Fiscal atraerá inversores extranjeros El Secretario de Estado de Hacienda ante los inversores
  • linkedin
  • google+

En un encuentro con más de 25 inversores y representantes de fondos de inversión internacionales Ferre señaló que la futura reforma modernizará el sistema tributario para impulsar el ahorro y la inversión, lo que favorecerá a los inversores extranjeros que deseen apostar por España.

Además, destaca que la nueva reglamentación impulsará el crecimiento económico, la creación de empleo y la mejora de la competitividad de las empresas.

Como consecuencia de la reforma fiscal, el Gobierno espera un crecimiento adicional del PIB español del 0,55% en 2015-2016, lo que lo situará por encima de la media de la Unión Europea.

IRPF

En el caso del IRPF, Ferre indica que todos los contribuyentes tendrán más renta disponible en “los bolsillos” a partir de enero de 2015, lo que favorecerá el consumo. La bajada de impuestos implicará una rebaja media del 2,5% en la cuota a pagar por los contribuyentes.  

Impuesto de Sociedades

Respecto al impuesto a pagar por las empresas, el secretario de Estado de Hacienda, recalca que se producirá una rebaja del tipo general de gravamen, del 30 al 25%, para adecuarlo a la media de la UE.

Una buena noticia para las pymes es qué ”podrán reducirlo aún más, hasta el 20%”. Los emprendedores y empresas de nueva creación tributarán el 15% durante los primeros años.

Saneamiento financiero

Se aprobarán medidas de saneamiento financiero de las empresas, las cuales podrán reducir su exceso de endeudamiento. Por ejemplo, será posible reducir la base imponible del impuesto en un 10% a través de una reserva de capitalización, que sea destinada a incrementar los fondos propios.