La obra pública cae un 80% en los últimos 10 años

La reciente crisis se ha hecho notar en las licitaciones

La obra pública cae un 80% en los últimos 10 añosLa obra pública cae un 80% en los últimos 10 años
  • linkedin
  • google+


Nuestro país tiene algunas de las mejores empresas de construcción del planeta (ACS, Acciona, FCC, OHL, Sacyr o Ferrovial), pero la construcción de infraestructuras en nuestro país ha bajado considerablemente.



El motivo fundamental son las dificultades económicas que ha tenido que atravesar el país en los últimos años, donde el déficit ha sido una de las secuelas más claras. Todo ello ha llevado a los gobiernos de PSOE y PP a ir recortando año tras año la inversión en obras civiles para ir reconduciendo las cuentas de carácter público. Los datos lo dejan claro, en 2007 se licitaron proyectos por valor de 40.354 millones de euros y en 2016 se alcanzó cerca de 9.000 millones de euros.



En el caso del Ministerio de Fomento, que ha sido el impulsor principal de obra civil, pasó de promover proyectos por un valor de 12.122 millones de euros en el año 2007 a licitar obras por 2.525 millones. Algo similar ocurre si hablamos de las comunidades autónomas, donde se ha pasado, de licitar obras valoradas en 13.128 millones de euros hace 10 años a solo 2.398 millones.



Los ayuntamientos pasaron de 10.943 millones a los 2.977 millones de euros. Una bajada de un 80%. Además de estas políticas de recorte del gasto en obra pública, se le suman otros factores que acentúan el desplome de la obra civil. Uno importante ha sido la baja espectacular en cuanto a licitaciones de obras del AVE.





Adif ha recortado de forma drástica la inversión porque la red de alta velocidad proyectada está cerca de completarse. Algunos de los tramos que faltan por finalizar no se han acabado debido a la paralización política que se ha vivido en 2016 por la situación de falta de Gobierno.



Lo mismo podríamos decir, aunque en menor porcentaje con AENA. Al haber acabado obras de gran importancia como construir la T-4 del aeropuerto de Barajas, el gestor ha dedicado menos volumen de recursos y se centró en las tareas de conservación de la red.



Hablando del mantenimiento de infraestructuras, este es uno de los aspectos que más se ha resistido por la falta de inversión. Solo se realizan los trabajos de mayor urgencia. Hay que tener claro que a la larga cuesta más reconstruir una infraestructura que su mantenimiento. En el sector se ha calculado que de cada euro que se invierte en conservación, esto supone un ahorro final de cinco euros a los diez años, que corresponderían al coste de reparar deficiencias graves en infraestructuras descuidadas.



La salvación está en el exterior



En estos años de falta de trabajo en España, las compañías han continuado con su estrategia de internacionalización. A mediados del ejercicio, el peso del negocio exterior llegó a alcanzar el 73,5% de la cartera. Este próximo año no están previstos demasiados cambios, por lo que buscar clientes fuera volverá a ser primordial.



 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.