Por el aumento de actividad de las SOCIMI

La inversión inmobiliaria en España será superior a la media europea

La inversión inmobiliaria no residencial en España en 2015 será superior a la del resto de mercados europeos, según las previsiones que maneja la consultora Savills, que opina que este tipo inversión rondará los 7.000 millones alcanzados en 2014.

La inversión inmobiliaria en España será superior a la de otros países La inversión inmobiliaria en España será superior a la de otros países
  • linkedin
  • google+

En este sentido, la inversión inmobiliaria en España ha experimentado un notable crecimiento en los últimos dos años, al pasar de los 2.500 millones de 2013, a los 7.000 millones del ejercicio pasado.

Según Savills, las buenas perspectivas para 2015 se deben principalmente a la relajación de las restricciones crediticias en España, al crecimiento de las rentas 'prime' y a las mejores expectativas económicas.

En cuanto a los sectores, los que más inversión acapararon fueron las oficinas (39%) y el retail (33%), seguidos de otros segmentos como el logísitico y el hotelero.

Asimismo, según explican desde Saville las SOCIMI (Sociedades Anónimas Cotizadas de Inversión Inmobiliaria) han sido las principales dinamizadoras del mercado al centralizar un tercio de la inversión.

Por otro lado, parece que los inversores nacionales empiezan a recuperar terreno frente a los extranjeros y ya suponen una cuota del 44%. Sin embargo, Saville advierte de que el 72% del volumen de las operaciones de estos inversores locales se hicieron a través de SOCIMI, empresas que computan como españolas a pesar de que el capital es extranjero.

Por su parte, Saville señala que aparecerán nuevas sociedades de este tipo, lo que a su juicio garantizará un "interesante nivel de actividad".

Cabe destacar, que también ha aumentado el importe medio por operación, pasando de los 30 millones de 2013, a los 40 millones del año pasado. Unas cantidades que generalmente proceden de recursos propios, aunque la reactivación del crédito está empezando a cambiar el panorama.

Sin embargo, como apunta Savills, las entidades financieras se están mostrando muy selectivas tanto con el cliente como con el producto y con las cantidades de los préstamos.