Cada bar que se suma a la causa recibe un kilo de café gratuito del proveedor de la iniciativa Candelas

La iniciativa solidaria ‘cafés pendientes’ ya suma 400 locales

Gonzalo Sapiña, barcelonés y experto en marketing online, plantea una iniciativa solidaria jamás vista en España: el café pendiente, que consiste en dejar pagado un café para que gente sin recursos pueda consumirlo después. 

Cafés pendientes es una iniciativa solidaria que consiste en dejar pagado un café para que la gente sin recursos los consumaCon esta iniciativa puedes ayudar a muchas personas sin recursos de España
  • linkedin
  • google+

El origen de la idea proviene de un artículo leído por Gonzalo, el cual trataba sobre la tradición del caffe sospeso, una iniciativa implantada en el Nápoles del siglo XVII que consistía en dejar un café pagado para que lo consumira la gente pobre del sur de Italia.

Posteriormente, Gonzalo importa está costumbre a España, pensando en la situación de crisis que nos rodea, y en cómo "ayudar a través de la cultura de los barres”.  

¿Cómo funciona?

Un cliente entra en un bar, pide tres cafés, se bebe uno y los otros dos los deja pagados, pero no se los toma. El propietario del local apunta los cafés que nos se han consumido y que quedan pendientes, para que cuando gente sin recursos acuda a ese bar, pueda tomarse un café gratis.

Sapiña asegura no obtener beneficio económico alguno de esta iniciativa, y añade que los bares que deseen formar parte de esta ‘red’ no tienen que pagar nada por registrarse.

Él mismo se sorprende de la rápida difusión de cafés pendientes y del afán de los propios locales por formar parte de este proyecto, ya que “nadie ha salido a buscarlos” comenta.

¿Cómo se dio a conocer?

“Indirectamente” confiesa. Antes que ir a los bares, había que ir a los clientes y la mejor manera de hacerlo fue a través de Facebook, donde invirtió dinero propio en una campaña de promoción de la acción ‘cafés pendientes’. El experto en marketing apuesta por la difusión del ‘boca a boca’ entre los clientes habituales de los bares para darse a conocer.

El problema de llegar a los oídos de la gente sin recursos es que no tienen acceso a Internet, por lo que muchos de ellos, pueden no haberse enterado de esta iniciativa. La solución la encontramos en las ONGs, los bancos de alimentos y grupos de voluntarios quienes se han hecho eco de esta causa, comunicándola entre los más necesitados. En total suman más de 150 personas voluntarias.

¿Cómo diferenciar a la gente sin recursos?

Lo gratis siempre es susceptible de atraer la picaresca, por lo que hay que saber diferenciar a la gente que de verdad que no tiene recursos de los “aprovechados”. Sapiña deposita su plena confianza en los camareros o propietarios del local para distinguir quien necesita un café y quien se lo puede permitir.

“Hasta hoy no he recibido ninguna queja de ningún local que me diga que ha venido gente a aprovecharse de los cafés pendientes, todo lo contrario” asegura. La nota positiva de todo esto es que siempre “hay exceso de cafés pendientes pagados”.

Por su parte, Nacho García, responsable de marketing de la franquicia BarrioBar, que participa en la red de bares adheridos a la causa, asegura que el proveedor de café Candelas dona un kilo de café - equivalente a 120 cafés - por cada establecimiento participante. Todo ello de manera gratuita. 

Cafés pendientes ya registra 400 locales adheridos.