La importancia de saber delegar

Los emprendedores y los autónomos sobre todo al comienzo del desarrollo de nuestros proyectos, nos acostumbramos a hacer todo nosotros mismos. Somos el departamento de administración, el de contabilidad, el de marketing, el de ventas, el de atención al cliente y además desarrollamos el proyecto.

La importancia de saber delegarLa importancia de saber delegar
  • linkedin
  • google+

La realización de todas esas tareas supone que no tenemos tiempo para nuestra vida y que, a largo plazo, nos va a resultar muy complicado delegar. Sin embargo, si deseamos tener éxito y que nuestro negocio prospere, es importante aprender a delegar determinadas tareas en otras personas.

Si delegas en personas de confianza, aprendes a pensar que el trabajo hecho por otras personas está hecho de forma distinta, pero está bien, y te acostumbras a centrarte en el desarrollo de tu empresa, probablemente mejorarán muchos aspectos de tu proyecto.

El secreto de Steve Jobs: delegar

Steve Jobs, creador de Apple, sostenía que el éxito de Apple se basaba en la capacidad de trabajar en equipo y de delegar. Jobs decía que Apple era la startup más grande del mundo, que cada persona tenía su trabajo (una persona se ocupaba del software del Iphone, otra del software del Mac, otra de las ventas internacionales etc.), cada una de esas personas asumía la responsabilidad de su trabajo y se reunían una vez al mes durante 3 horas para saber cómo iba la compañía.

Jobs tenía muy asumido que era necesario contratar a personas, confiar en ellas para que tomaran decisiones y asumieran la responsabilidad sobre su trabajo. Esa era la base del éxito de su empresa.

Los beneficios de delegar tareas

Aprender a delegar en tu trabajo puede reportarte muchos beneficios a ti y a tu empresa, veamos algunos de esos beneficios:

Mayor productividad

Si dejas de intentar hacer todo tú y delegas, tendrás más tiempo para dedicarte a tu empresa, buscar clientes y desarrollar tu proyecto, por lo que tu productividad y la de tu equipo aumentará.

Piensa en las tareas que no es absolutamente necesario que realices tú y comienza a delegarlas en personas preparadas y de confianza. Poco a poco notarás que ganas tiempo y que te puedes centrar en tu empresa.

Distribuye la responsabilidad

Aunque tú serás el responsable final de tu empresa, cuando delegas tareas delegas también responsabilidades. La persona que realice la tarea que has delegado responderá frente a ti, por lo tanto, la delegación distribuye la responsabilidad en cada persona del equipo en función de la tarea que se desarrolle.

Como consecuencia de lo anterior, no podemos olvidad que la delegación de tareas debe ir acompañada del poder de decisión. Es decir, cada persona debe ser responsable de los trabajos que realice y de las decisiones que tome en relación a ese trabajo.

Aumenta la motivación

Si delegas tareas en una persona de tu equipo y le dejas que tome decisiones, aumentará su motivación, porque se sentirá valorada por tu confianza y aumentará su productividad y su compromiso con tu empresa.

Posibilidad de aprovechar las habilidades de cada trabajador

Cada persona tiene unas determinadas habilidades, tareas que hace especialmente bien. Detecta cuáles son esas habilidades y asigna a cada trabajador actividades relacionadas con lo que mejor sabe hacer.

 

 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.