La importancia de comprar “Made in Spain”

Se está perdiendo a pasos agigantados la costumbre de comprar productos fabricados en nuestro país, y ello se da en gran medida a raíz del crecimiento que ha experimentado España en los últimos 20 años.

Made in SpainLa importancia de comprar “Made in Spain”
  • linkedin
  • google+

Estamos más expuestos a la economía global y competimos en ella en un puesto de cabecera; pero claro, esto, si bien tiene sus beneficios para la industria especializada y las exportaciones, no es menos cierto que tiene también la problemática de afectar en el día a día a múltiples sectores que ven cómo la competencia desleal se está adueñando del mercado.

¿Cuantos de vosotros no habéis comprado en alguna ocasión productos chinos a sabiendas de su origen por el mero hecho de ahorrar algo de dinero? Es más, ¿quiénes no tienen ahora mismo puesto algo procedente de este país? Cada día que pasa estamos más expuestos a la globalización, y ello, irremediablemente, nos llevará a la destrucción del comercio local e incluso de muchas de las firmas productoras nacionales. De ahí que hoy me gustaría poneros sobre la mesa algunas de las ventajas de comprar productos hechos en España y de hacer lo propio con los artículos provenientes de países donde los precios están por los suelos.

  1. Calidad

Una de las principales razones del bajo precio de muchos productos de importación se encuentra precisamente en su calidad, que resulta deficitaria. Por lo general los productos diseñados y fabricados en China y en países del sudeste asiático no se exponen a pruebas de calidad de ningún tipo, pues saben a ciencia cierta de que a raíz de los materiales empleados no soportarían de igual manera que lo hacen sus equivalentes españoles o incluso europeos.

  1. Puestos de empleo

Cierto es que si España se enfoca en exportar productos con un alto valor añadido, donde les sea difícil competir a estos países e incluso a muchos occidentales, el PIB podría incrementarse. Pero, ¿qué pasará con el comercio de cercanía y las industrias nacionales? España cuenta con una tasa de paro crónica que en sus mejores momentos no llegó ni de lejos al 5%; y si sumamos a esto que estamos en un país poco emprendedor, nos encontramos con que no habrá un tejido industrial capaz de generar el empleo necesario.

Muchos de los productos que se importan de países asiáticos ya se fabrican en España con estándares de calidad más elevados. ¿Por qué debemos dar la espalda a nuestra industria y dejar sin sustento a miles de familias? Tened en cuenta que ahora son unos euros que os ahorraréis en juguetes, textiles o zapatos, pero que en unos años podrían ser las empresas donde trabajan vuestros familiares, amigos o incluso vosotros mismos. Hay que ser coherente a la hora de comprar.

  1. Impuestos

Los impuestos que recauda Hacienda acaban repercutiendo en la sociedad a modo de instalaciones públicas, seguridad, ayudas sociales, seguridad social, educación y mucho más.

Sabed que comprando productos nacionales estaréis favoreciendo que los impuestos generados en todas las etapas del producto repercutirán en la sociedad. Además de ello los beneficios generados por las empresas se gastarán en su mayor medida en las empresas españolas, abonando el ciclo económico y permitiendo que se generen impuestos constantes y se mantenga e incremente la inversión pública.

  1. Condiciones laborales

Fabricando en España tendréis la certeza de que los empleados han sido retribuidos en base a los convenios sectoriales, que cuentan con derechos laborales y con asistencia sanitaria. Si compráis productos procedentes de países asiáticos es muy probable que en su fabricación hayan participado niños o incluso empleados en régimen de semiesclavitud (Ver el caso Foxconn). Además de ello en muchos casos estos empleados no tienen derecho a la sanidad, no cobran si caen de baja y su salario apenas da para comer malamente. ¿Os parece ético?

  1. Emprendimiento frustrado

Si colaboramos en que el comercio y la industria nacional se vea afectada nos encontraremos con que gran parte de los emprendedores no tendrán por donde plantear negocios, pues no habrá un tejido industrial y comercial por el que apostar si el mercado se ve invadido de productos de bajo coste con los que no se puede competir. Tened en cuenta que no todo el mundo tiene la formación y las posibilidades de entrar en las industrias exportadoras en las que el país se centraría. Es decir, los emprendedores de base montan tiendas, pequeñas fábricas, etc. Si todo se acaba importando en masa, ¿qué futuro les espera a estos empresarios?

  1. Condiciones fitosanitarias

En España tenemos una gran industria primaria y en cambio cada vez se ven más productos en los supermercados originarios de Perú, Costa Rica, Brasil, etc. Aquí el problema es el de siempre, que cuesta más producir en España que en estos países, ¿verdad? Es normal, pues en estos países los empleados no cuentan con los mismos derechos y poder adquisitivo, los controles sanitarios son inferiores (tengamos en cuenta que hablamos de comida) y el producto en cuestión suele ser muy inferior a raíz de haber tenido que ser congelado para poder conservarse. Y mientras tanto los campos españoles se van abandonando.

No confundáis mis palabras con un nacionalismo económico, pues estoy a favor del comercio internacional sin restricciones siempre y cuando se compita de manera leal. Existe un fundamento muy manido del comercio internacional que dice que éste beneficia a quien lo practica, pero también hay un principio ético que dictamina que esto debe hacerse en igualdad de condiciones. Que cada uno saque sus conclusiones.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.