Collégien, historias de calcetines de estar por casa

Collégien es la firma francesa capaz de crear los calcetines con suela más cómodos, resistentes y divertidos del mercado.

Collégien, historias de calcetines de estar por casaCollégien, historias de calcetines de estar por casa
  • linkedin
  • google+


Pero Collégien es mucho más, es la historia de varias generaciones de una familia dedicadas al negocio.



Los calcetines, fabricados en lana y algodón, cuentan con un sinfín de diseños y son el resultado de años de investigación combinando la innovación y las tendencias junto a un gran equipo de diseñadores.



Collégien cuenta con una historia familiar detrás, una historia que ha ido pasando de generación en generación hasta completar cuatro. La firma, que nació como empresa el 1 de Marzo de 1947, hoy en día se especializa en textiles y se dedica  a la venta de medias, calcetines, zapatillas y calcetines con suela, además de algunos accesorios, siempre hechos en Francia, concretamente en el pueblo de Tarn.



La historia de los calcetines más famosos para estar por casa es también la historia de la Familia Guille. Originarios del Sur Oeste de Francia, siempre han sido una familia muy vinculada a su región y a su pueblo. De ahí que sus propios talleres, donde todas sus innovadoras y coloridas colecciones se cuecen, haya estado situado en Tarn durante las cuatro generaciones familiares que han formado la historia de esta firma.



Todo comenzó en 1864, cuando Narcisse Guille se convirtió en comerciante de sábanas. Más tarde, en 1895 Frédéric Guille comenzó a fabricar telas, y en 1930 Olivier se centró en los calcetines y compró las primeras máquinas tejedoras. Casi dos décadas después, en 1947, fue cuando Robert Guille creó la marca Collégien y, con la ayuda de Alan, idearon la forma de implantar una suela de goma flexible sobre el calcetín.





Fue así, como tras años de ir reinventando y adaptando el negocio familiar, pasando siempre de una generación a otra su know-how, nació la "zapatilla calcetín”. Pero habría que esperar algunos años más para llegar a las Collégien tal y como podemos adquirirlas hoy en día.



Fue en el año 2006, cuando Olivier Guille consigue hacer renacer la zapatilla calcetín sin que ésta pierda su esencia. Y lo logra empleando una nueva suela aireada y ergonómica, de diseño moderno. Las novedades que introduce Olivier, suponen ya la cuarta generación de la firma, que sigue siempre fiel al “Hecho en Francia”, garantizando así la calidad de sus productos y asegurándose la continuidad de su saber hacer.



El producto que crea Collégien garantiza siempre una sensación suave y dulce gracias a sus textiles. Saben que son capaces de calentar los pies de los más frioleros de la casa en pleno invierno, y demuestran con cada colección que son capaces de ello llenando además cada hogar de diseño y color.



Al intentar escoger entre todos sus modelos lo tenemos complicado. Ofrecen una amplia gama de colores y diseños, todos confeccionados en tejidos de primera calidad, como por ejemplo el algodón “bouclette”, que es suave y cómodo. Pero también cuentan con colecciones en lana y cachemir, dando un toque de lujo a sus modelos.



Generación tras generación, la familia Guille, o lo que es lo mismo, Collégien, ha demostrado que es capaz de vestir de la mejor forma posible los pies de grandes y pequeños, siempre con productos llenos de calidad, color y diseño.



Se acaba el verano, y se acercan las estaciones del año ideales para probar estos originales “calcetines de estar por casa”, porque la mejor manera de conocer Collégien es probándose una de sus creaciones. Es tentador ya que, generación tras generación, esta empresa ha conseguido convertirse en referente del sector, no sólo en Francia sino en toda Europa.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.