La tarjeta que agilizará el trabajo de pymes y autónomos en la UE

Bruselas pone sobre la mesa la E-Card, una propuesta que pretende poner en marcha un procedimiento electrónico que facilite a los proveedores de servicios de negocios y de construcción las gestiones administrativas para poder operar en otros países de la Unión Europea.

La tarjeta que agilizará el trabajo de pymes y autónomos en la UELa tarjeta que agilizará el trabajo de pymes y autónomos en la UE
  • linkedin
  • google+

La puesta en marcha de este carné digital permitirá a pymes y a autónomos agilizar los trámites exigidos para llevar a cabo operaciones y prestar sus servicios en otros países de la Unión Europea; con ello, empresas del sector negocios y del sector construcción que deseen operar en otros países comunitarios obtendrán el permiso de operaciones, y solo tendrán que proporcionar la información necesaria para ello a una única autoridad, además podrán hacerlo en su propio país e idioma.

El procedimiento

El procedimiento a seguir con la E-Card será el siguiente: el proveedor interesado en realizar la actividad entregará una solicitud a las autoridades pertinentes de su país, éstas serán las encargadas de realizar la verificación de los todos datos necesarios, para después transmitirla al país de acogida.

En este punto, será el segundo Estado el que evaluará la solicitud para decidir si la misma aplica los requisitos nacionales, o si por el contrario debe ser denegada la petición por razones justificadas.

Dicha tarjeta podrán solicitarla los proveedores para un servicio concreto en un país específico, pero la e-card estará disponible tanto para la oferta de servicios temporales como para la apertura de filiales y agencias, aunque con la diferencia de que en ambos casos se aplicarán procedimientos diferentes.

Las intenciones de la Comisión Europea

En palabras del vicepresidente de la Comisión Europea (responsable de Empleo, Crecimiento, Inversión y Competitividad), Jyrki Katainen, "los obstáculos al comercio de servicios son un freno a la competitividad", además de asegurar que "aprovechar mejor el mercado único ayudará a las empresas europeas a crear empleo y a crecer en los mercados de otros países".

Para dar mejor cabida a todas estas posibilidades, Katainen apunta sobre la e-card: "Hoy proponemos simplificar los procedimientos para los proveedores transfronterizos y una nueva forma más moderna de colaboración de los Estados miembros en la regulación de sus sectores de servicios".

Otras ventajas de la E-Card

Desde Bruselas se estima que, con este procedimiento, se reducirá el tiempo necesario para tramitar la apertura de una filial en otro país (de 16 a 7 o 9 semanas) y los gastos de administración descenderán hasta en un 50%, gastos que actualmente pueden llegar a alcanzar los 10.000 euros.

Pero sin duda, las ventajas más importantes de la medida serán el ahorro de los costes de las traducciones oficiales, la realización de los trámites en una ventanilla única y la facilidad para obtener los seguros necesarios para los profesionales en el país de destino.

De este modo, tanto las pymes como los autónomos sólo tendrán que rellenar una autorización por cada país en el que quieran operar y por el tipo de servicios que deseen prestar.

La E-Card se enmarca dentro de un paquete de medidas cuyo objetivo es el dar un nuevo impulso al mercado de servicios europeo, un mercado que representa el 70% de la economía de la Unión Europea y que genera el 90% de los nuevos puestos de trabajo.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.