Facilitar un mayor control interno

CNMC: "La contratación pública necesita transparencia y publicidad”

Se necesita mayor transparencia y publicidad ante los procedimientos de contratación pública, así lo ha manifestado la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), que persigue facilitar un mayor control interno, además de la comparación de situaciones análogas.

La CNMC recomienda más transparencia y publicidad en los procedimientos de contratación públicaSede de la CNMC situada en Madrid
  • linkedin
  • google+


Asimismo, según destaca la CNMC, en el documento de análisis de la contratación pública se detectan una serie de fortalezas y oportunidades de actuación enfocadas a la aplicación de mayores niveles de transparencia y competencia.



También pone de manifiesto la necesidad de abordar algunas mejoras en el acceso a la información para los licitadores, como puede ser en materia de motivación del procedimiento elegido, criterios de selección y valoración, etcétera.  



Por un lado, la CNMC destaca su apuesta por valorar la eficiencia económica y la competencia efectiva para la contratación pública, y lo demanda tanto para el órgano de contratación como para el organismo externo especializado.



Y por otro, señala la importancia de aprovechar al máximo las tecnologías de la información, ya que la contratación pública debe estar al día en esta materia. Según indica la CNMC, estas tecnologías puede servir para obtener y utilizar bases de datos de licitaciones -ya sean globales o interoperables- que dejen la supervisión de la eficiencia económica en manos de los organismos especializados.



En las recomendaciones de la CNMC se incluye una mayor cooperación administrativa, tanto interna como externa, con el objetivo de reducir las asimetrías de información vigentes en los contratos públicos.



Según datos aportados por la CNMC, la contratación pública en los países desarrollados alcanzan cifras del 15% del PIB. Asimismo, se aconseja realizar una regulación del aprovisionamiento público ya que será una acción “verdaderamente favorecedora” de la competencia.



"Solo así podrá mejorar la eficiencia en esta partida de gasto público, que en última instancia redundará en importantes beneficios, tanto para las propias Administraciones Públicas, como para los ciudadanos y las empresas", asegura el organismo.