Implica a la UE, Canadá, EEUU, Noruega y Reino Unido

La compra de Talisman por Repsol necesitará autorización de cinco reguladores

La operación por la que Repsol comprará la empresa Talisman Energy precisará de la participación de reguladores de las dos orillas del Atlántico. La empresa española necesitará la autorización de Estados Unidos, Canadá, Noruega, Reino Unido y de las autoridades de la Unión Europea para cerrar esta adquisición.

La compra de Talisman por Repsol necesitará autorización de cinco reguladoresLa compra de Talisman por Repsol necesitará autorización de cinco reguladores
  • linkedin
  • google+


Talisman dispone de activos de producción petrolera de gran potencial en Estados Unidos y Canadá, además de en varios países del Sudeste Asiático –como Indonesia, Malasia y Vietnam- y de Noruega y Colombia.



Por ello, esta operación transfronteriza deberá superar el escrutinio del acta antitrust HSR y del comité de inversiones extranjeras en Estados Unidos, además de la revisión de las autoridades de competencia e inversiones en Canadá.



En Europa, deberá enfrentarse a las autoridades de competencia que, en primer lugar tendrán que determinar si se trata de una operación de dimensión comunitaria. Si así fuera, la Unión Europea deberá analizar los efectos sobre el mercado interior y sus implicaciones sobre los acuerdos de libre comercio con Estados Unidos.



En cuanto a Noruega, deberá pasar la revisión del regulador nacional y del Ministerio de Energía y del departamento de Finanzas, mientras que en el Reino Unido la empresa estará obligada a comprometerse a que el acuerdo no afecte a los pactos de explotación y producción en el territorio británico.



Sólo en caso de pasar todos estos exámenes, la operación podrá cerrarse en los términos en que ha sido propuesta a los accionistas de Talisman, que deberán pronunciarse sobre la venta en una junta general en el mes de febrero.



Para la compra de Talisman, Repsol ha previsto la constitución de la sociedad TAPBC Adquisition en la ciudad canadiense de Calgary. Esta será la sociedad a través de la cual la petrolera española realizará la compra, cuyo importe es de 8.300 millones de dólares. Repsol prevé que la operación pueda estar cerrada a mediados de 2015.