Los extranjeros ven España como un valor seguro

La banca se aleja de la deuda pública por su baja rentabilidad

A pesar de la baja rentabilidad que el Tesoro Público está ofreciendo por sus títulos, los extranjeros siguen viendo España como un valor seguro y han elevado sus tenencias de adquisición, mientras que la banca española ha reducido sus compras desde la primavera de 2014.

La banca se aleja de invertir en deuda pública por su baja rentabilidad Imagen: Bolsa de Madrid
  • linkedin
  • google+

Esta situación no ha afectado a los inversores extranjeros, pero sí a la banca y a los pequeños inversores españoles, que han reducido las adquisiciones de deuda española.

A pesar de ello, la banca sigue siendo el segundo gran inversor, seguido de las entidades de seguros, que han alcanzado en noviembre de 2014 el tercer puesto al comprar 4.532 millones más.

Las administraciones públicas redujeron sus compras en 218 millones, por lo que cuentan con el 7,34% del total, informa Europa Press.

Inversión extranjera

La inversión extranjera en deuda aumentó en 15.504 millones hasta noviembre del año pasado, con siete meses consecutivos en alza. Sin embargo, la banca redujo sus tenencias en 5.426 millones de títulos del Tesoro Público en el mismo mes y cuenta ahora con 186.340 millones.

La banca cubrió el hueco que dejaron los inversores extranjeros en España durante la crisis de la deuda española, cuando dejaron de adquirir títulos y se llevaron el dinero del país. Pero, la situación ha cambiado en la actualidad, al recuperar los foráneos el ritmo inversor. Las entidades financieras están huyendo en estos momentos de las bajas rentabilidades que está ofreciendo el Tesoro.

En agosto de 2012, los extranjeros volvieron a los mercados, retomando la inversión en España, que fue incrementándose poco a poco. Eso sí, con ligeros descensos por el rescate de Chipre y el descanso estival. 

Baja rentabilidad

La rentabilidad de todas las letras y algunos bonos está en en la actualidad por debajo del 1% y llegó a tipos negativos en el mercado secundario en agosto de 2014, en el caso de las letras a tres meses.

Los bonos, de igual forma, están en mínimos con el interés de las referencias a tres y cinco años por debajo del 1% y con una rentabilidad del papel a diez años en mínimos. En noviembre, la rentabilidad de este último se elevaba de forma ligera por encima del 2%.