Khalil Rafati el millonario que fue vagabundo

Una impresionante historia de alguien que pasó de lo más bajo al éxito

Khalil Rafati el millonario que fue vagabundoKhalil Rafati el millonario que fue vagabundo
  • linkedin
  • google+

La historia de Khalil Rafati parece de película. En 2001 estuvo cerca de morir, era un drogadicto y una sobredosis de heroína en una fiesta que se celebró en Malibú casi termina con su vida. El mundo de las drogas hizo que tocase fondo y llegó a pasar dos años en la cárcel. Cuando peor se lo ponía la vida, se esforzó para salir del agujero en el que se encontraba y su vida cambio totalmente. Quince años más tarde, es un empresario millonario gracias al enorme éxito de sus zumos caseros.

Aunque actualmente es millonario y su éxito empresarial es incuestionable, no se olvida de su pasado. En los años 90, se mudó a Los Ángeles para regentar un negocio de venta de coches, pero las drogas entraron en su vida y se lo quitaron todo, hasta que como el Avefenix resurgió de sus cenizas.

Su historia de triunfo personal se convirtió en un libro de nombre “I forgot to die” (Se me olvidó morir) y al escribirlo ha tenido la intención de dar una ayuda a todos los que hayan perdido la esperanza de triunfar. El mismo en el prestigioso diario norteamericano The New York Times ha expresado que él no pudo haber tocado más fondo que cuando estuvo en el pozo negro de las drogas.

Después de la lucha que tuvo para dejar el mundo de la droga, comenzó a tener una vida saludable. Una de sus actividades fue comenzar a preparar zumos naturales para que se fortalecieran los pacientes de una clínica de rehabilitación. Los smoothies triunfaron en Malibú de manera gradual hasta que se llegó a un punto en el que personas que no estaban en tratamiento ni tenían problemas con la droga venían al centro para comprar los zumos que realizaba Rafati.

Como vio que tenía un producto con posibilidades, se armó de valor y pidió un préstamo al banco para abrir su negocio. Una mezcla de trabajo, ilusión y dedicación hizo que su negocio pasara a ser una cadena con seis locales en Los Ángeles “SunLife Organics”. Este empresario tiene su propia cadena de zumos naturales llamada “Sunlife Organics”.

Una de sus señas de identidad, es que contrata en sus negocios a personas que se encuentran en la misma situación por la que él pasó antes. El caso de Rafati, además de inspirador, es el de un empresario que ha sabido dar lo mejor de sí mismo y que demuestra que nunca hay que perder la esperanza.

 

 

 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.