Un premio es un balón de oxígeno y un reconocimiento a tus esfuerzos

Jóvenes, emprendedores y sobradamente preparados

Un balón de oxígeno, un reconocimiento a los esfuerzos realizados, una oportunidad de que se evalúe tu proyecto y un empujón para seguir a delante, así como una gran alegría, son los beneficios que se consiguen cuando “te conceden un premio dedicado a los emprendedores”, señalan Javier Gilabert y Luis Picurelli, ganadores de EmpremJove 2013. 

Jóvenes, emprendedores y sobradamente preparadosJóvenes, emprendedores y sobradamente preparados
  • linkedin
  • google+

Jóvenes, emprendedores y, sobradamente preparados, estos son Javier Gilabert, de Neuropharmatest y, Luis Picurelli, de Yeeply.

Ganar un premio para emprendedores,”no te ayuda en el día a día de tu empresa” pero supone una ayuda económica importante, proporciona una tranquilidad para continuar desarrollando tu proyecto y buscando inversores, supone un empujón para que “se te vaya conociendo poco a poco, además de conseguir nuevos contactos”. En definitiva, es un reconocimiento público al trabajo y esfuerzo realizados, indica Luis Picurelli.

Por su parte, Javier Gilabert, opina que los galardones obtenidos constituyen una plataforma para darte a conocer, un balón de oxígeno, desde el punto de vista económico, una evaluación gratuita de la empresa que has puesto en marcha y una oportunidad para “darte cuenta de que tu idea puede tener una proyección y responder a las necesidades de un elevado número de personas”.

Ambos coinciden en que los premios para jóvenes emprendedores, generan mucho optimismo y “te ayudan a salir de un bache” cuando, en ocasiones, “tienes momentos en los que crees que todo tu esfuerzo no ha valido la pena”. En esta línea, declaran que, además del beneficio económico que obtienes, “es una ayuda para seguir adelante”.

Consideran que la “fiebre de premiar a los emprendedores”, es una gran acción muy positiva debido a que permite a los jóvenes con ideas tanto a conocer el mundo de la empresa y como a tomar posiciones en la sociedad y salir al mercado”.

En cuanto a los consejos que darían a los jóvenes que se presentan a los concursos y no consiguen que su empresa o proyecto sea galardonado, Javier Gilabert, de Neuropharmatest, comenta que “hay que volver a intentarlo, aprendiendo y evaluando los posibles fallos, modificando las ideas y sin perder la esperanza”.

Uno de los aspectos más importantes radica en que lo importante para que un proyecto triunfe está “en generar una necesidad y crearla”, así como buscar a alguien “que la compre”. Es fundamental, manifiesta Luis Picurelli, “no empeñarse en desarrollar una idea que puede ser muy buena pero quizás no tenga salida al mercado”.

Luis Picurelli ha ganado el primer premio en la categoría de “Empresa online” de EmprenJove 2013. Su proyecto Yeeply se centra en actuar como intermediarios entre los creadores de una idea y los profesionales que pueden desarrollarla, ya sean autónomos o freelance, y empresas que se dedican a desarrollar apps.  

Por su parte, Javier Gilabert, de Neuropharmatest ha obtenido el segundo premio en EmprenJove 2013, en la categoría de proyecto empresarial. Su empresa desarrolla dos líneas de trabajo: servicios a otras empresas farmacéuticas a evaluar el potencial de sus moléculas y el descubrimiento de nuevos fármacos para tratar problemas en el sistema nervioso central.