Japón ¿desaparecida en el mundo de las 'Startups'?

Japón es la tercera potencia económica del mundo y una referencia en tecnología, pero pasa desapercibida en el campo de las startups.

Japón ¿desaparecida en el mundo de las 'Startups'?Japón ¿desaparecida en el mundo de las 'Startups'?
  • linkedin
  • google+

Cada día tenemos noticias de la multitud de startups que nacen en las calles de Silicon Valley, pero en el continente asiático no es Japón como pudiera parecer el gigante, lo son India y China, auténticos referentes en este campo.

¿Cuáles son las razones?

Un profesional medio japonés tiene como aspiración trabajar en una gran empresa por la estabilidad que puede reportarle. Japón es un país especialmente dependiente de la situación económica mundial y sobre todo de las exportaciones. Cada cierto tiempo viene el fantasma de la recisión o sufren una catástrofe natural. A pesar de esto continúan siendo la tercera economía mundial.

Las mayores empresas de tecnología global y con una gran mano de obra cualificada siguen estando allí. Existen fondos suficientes como para que fuera más evidente la apuesta por el emprendimiento. A pesar de esto es muy rara vez la que podemos ver éxito de sus startups, esto nos hace pensar ¿qué ocurre con el emprendimiento en Japón?

Trabajar en una gran empresa: el sueño de todo japonés

Los japoneses han transmitido su propio carácter a la forma de trabajo. Sociedad eficiente que tiene a la productividad como factor vital. A priori, quitando los problemas que suele tener un emprendedor, debería ser sencillo para ellos emprender.

Esta tarea no ha contado con buenos ojos en la sociedad japonesa. El país cuenta con un bajo nivel de actividad empresarial si la comparamos con sus naturales competidores, esto tiene una causa clara, los nipones buscan estabilidad y trabajo para toda la vida, una actitud conformista que hace que para ellos trabajar en Sony o Toyota sea el equivalente a ser funcionario en otros países del mundo.

Por razones de tipo socio/cultural los japoneses suelen ser bastante negativos y tienden a proteger las tradiciones, algo que le hace que en principio rechace la formación de su empresa propia. En el pasado no fue así pues grandes empresas como Sony, Canon o Nintendo tuvieron a sus emprendedores que al final montaron grandes multinacionales.

Escasez de financiación de proyectos

Aunque progresivamente aumentan los fondos y las iniciativas, sigue siendo insuficiente. Si comparamos, Japón invirtió 1,2 millones de dólares en creación de startups y Estados Unidos 50.000 millones de dólares. La potencia norteamericana es complicada de batir, pero Japón en base a su importancia tendría que encontrarse algo más cerca.

Algo que ha influido en estas cifras tan pobres es que los fondos se han invertido fuera de las fronteras al ver mayores posibilidades de rentabilidad en otros negocios más que en las aventuras empresariales propias.

Parece que no, pero existen

Podríamos calificar actualmente como raro el ver una startup japonesa fuera de Japón, pero no lo es tanto al revés, las grandes compañías tecnológicas no han dudado el dar el salto a Japón. Tenemos casos como el de Uber que lleva en Tokio desde 2013 o Airbnb que tiene ofertas en varias ciudades del país.

La robótica quizás sea el lugar donde Japón tenga más que decir. Empresas como Sansan, que se dedica a la gestión de datos, Monaca, servicios en la nube. Kakaku que funciona de manera parecida a Amazon o Mixi, el “Linkedin” japonés. Hay casos como puede verse, aunque no sean los más conocidos para la opinión pública occidental.

Japón pese a su importancia económica sufre un atraso bastante importante al igual que la mayoría de los países respecto de USA e Israel. La única baza posible en un futuro es que tome la delantera en la robótica, donde puede innovar, lo mismo podríamos decir de la inteligencia artificial que general las startups. Un campo donde son líderes y donde parece que quieren, aquí sí, tener voz, testigo de ello es Asratec, Mujin, Orylab o Liferobotics.

 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.