La inversión retrocedió a niveles del 2007, según el INE

La I+D proporciona un futuro más prometedor para las empresas

Las empresas e instituciones ven un futuro más prometedor si se implican en la investigación de forma continua, razón por la que debe existir un fuerte vínculo entre investigación y desarrollo. El gasto en I+D ascendió a 13.392 millones de euros en 2012, con un descenso del 5,6% respecto al año anterior. Este gasto supuso el 1,30% del PIB.  

La I+D proporciona un futuro más prometedor para las empresasLa I+D proporciona un futuro más prometedor para las empresas
  • linkedin
  • google+

Mientras el País Vasco, la Comunidad Foral de Navarra y la Comunidad de Madrid son las Comunidades Autónomas (CCAA) que encabezan el mayor esfuerzo en este tipo de actividades, según el Instituto Nacional de Estadística (INE), las cuales presentaron cifras de intensidad en gasto en I+D superiores a la media nacional, Islas Baleares, Canarias y Castilla La Mancha invirtieron menos en investigación y desarrollo.

En el sector de empresas el gasto bajó un 1,4%.  Por su parte, la Administración Pública disminuyo su gasto en  un 7,4% en I+D, en relación a 2011, mientras que el sector de Enseñanza Superior lo redujo en un 7,2%.

En cuanto al número de personas ocupadas, el 12,1 por mil de la población que posee un trabajo  a jornada completa se dedica a actividades I+D, lo cual indica que a las empresas españolas todavía les queda un largo camino que recorrer para alcanzar el nivel de I+D que se desarrolla en los países europeos.

A pesar de ello y por sectores de ejecución, el sector de empresas representó el mayor porcentaje sobre el gasto total en investigación y desarrollo, con un 53%, lo que significó el 0,69 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB).

Las únicas CCAA que obtuvieron una tasa de crecimiento positivo respecto al año anterior, han sido Castilla y León y País Vasco. En cambio, La Rioja, Canarias y Castilla la Mancha, registraron los mayores descensos. 

La aplicación del I+D se puede dividir en cuatro actividades: Investigación -conseguir resultados y experiencias-, desarrollo tecnológico -solucionar problemas prácticos  con ayuda técnica-, pre-desarrollo -preparación del desarrollo en serie del producto orientado al mercado- y desarrollo de productos y procesos -colocación en el mercado de los productos concretos-.