Un informe del Foro Económico Mundial reconoce una mejora en la competitividad de España, pero critica el acceso al crédito y a los mercados

Las infraestructuras y la educación, palancas de competitividad de las empresas españolas

Una de las mejores redes de infraestructuras del mundo, un buen uso de las tecnologías de la información y telecomunicaciones y un porcentaje de universitarios entre los mejores a nivel global. Esos son los mimbres que, según el Foro Económico Mundial, debe aprovechar España para incrementar la competitividad de su economía.

Las infraestructuras y la educación, palancas de competitividad de las empresas españolasImagen de una autopista española /M.Peinado
  • linkedin
  • google+


El último informe sobre Competitividad Global del Foro Económico Mundial, presentado en Ginebra, hace un repaso de la capacidad de España para competir dentro de distintas categorías. La economía española destaca especialmente en el área de Infraestructuras –es sexta del mundo- y en el índice de matriculación en estudios universitarios –con una octava posición mundial- y tiene un buen uso de las tecnologías de la información -donde ocupa el puesto número 23-.



Para el Foro Económico Mundial, compuesto por algunas de las principales empresas del mundo, la economía española está en el puesto 35 por competitividad a nivel global. Así, recoge una subida de un puesto desde el pasado año dentro de la lista de 142 países que son analizados en el informe.



En la sección dedicada a España, el documento analiza las distintas reformas que el país ha realizado desde el estallido de la burbuja inmobiliaria, así como la reducción de los déficits públicos y liberalizaciones de servicios.



Con todo, el informe cita como principales problemas para la competitividad española que el regreso de la confianza de los mercados financieros hacia el Estado español no se ha traducido en una mejora de las condiciones de acceso de las empresas al crédito. De hecho, España se sitúa en el informe como uno de los últimos países en facilidad para conseguir préstamos –con el puesto 138 de 142-, y también está muy atrás en fuentes de financiación como las bolsas de valores –puesto 101- y capital riesgo –posición 105-.