La situación del patrimonio neto es clave a la hora de definir la capacidad de pago

El patrimonio neto como garantía frente a los acreedores

Es importante conocer con qué tipo de empresa trabajamos y ahora más que nunca, con los tiempos que corren, saber si una empresa podrá atender correctamente a sus pagos ante cualquier imprevisto. Habitualmente solemos encontrarnos con nuevos proyectos empresariales y en muchos de los casos desconocemos cuál es la situación real de la empresa que se encuentra detrás de esa negociación.

El patrimonio neto como garantía frente a los acreedoresImagen: EFE
  • linkedin
  • google+

Es por ello que debemos recabar la mayor información posible para asegurarnos que obtendremos ese dinero que tenemos pendiente de nuestros deudores y con el que contamos para seguir con el curso normal de nuestra actividad y poder hacer frente a nuestros pagos.

Para determinar la solvencia de una empresa en uno de los puntos dónde debemos centrarnos es en el patrimonio con que la sociedad cuenta. El patrimonio neto es el conjunto, de bienes, derechos y obligaciones que tiene la empresa. Se compone de fondos propios – que recogen aquellas aportaciones hechas por los socios y los beneficios que ha generado la propia empresa -, ajustes en la valoración y las subvenciones y donaciones recibidas. En resumen, representa una parte de lo que tiene la empresa para hacer frente a sus pagos.

En épocas de crisis, las empresas se pueden ver envueltas en grandes pérdidas, que afectan a la cuenta de resultados, y como consecuencia al patrimonio neto. Esta partida puede variar según los resultados de la buena o mala gestión llevada a cabo. Éste aumenta si tiene éxito la actividad social de la empresa y disminuye si tiene malos resultados.

Si por ejemplo tiene un patrimonio neto positivo, significa que tiene bienes que son suyos y no tiene devolvérselos a nadie. Si el patrimonio neto es cero, quiere decir que todo lo que tiene lo debe y si por el contrario, el patrimonio neto es negativo, quiere decir que la empresa está teóricamente en quiebra, ya que debe más de lo que tiene.

Accediendo a esta información podremos interpretarla, valorarla y decidir con quién queremos hacer negocios y con quien no, de tal modo, evitar algunas sorpresas a la hora de reclamar un pago y poder dormir un poco más tranquilos. A través de internet podemos encontrar datos de muchas empresas de forma fácil y sencilla. En Infocif podemos conocer las variaciones que sufren las sociedades, cuál es su capital social, los aumentos y disminuciones de éste, entre muchas otras cosas.