Alcoa ha anunciado despidos por el coste de la luz

Industria celebra nuevas subastas eléctricas de interrumpibilidad

La controversia por Alcoa tras la última subasta del servicio de interrumpibilidad para grandes consumidores eléctricos ya tiene respuesta. Los próximos días 22 y 23 de diciembre se celebrarán nuevas subastas que permitirán a más grandes empresas sumarse a estas tarifas eléctricas de bajo coste.

Industria celebra nuevas subastas eléctricas de interrumpibilidadIndustria celebra nuevas subastas eléctricas de interrumpibilidad
  • linkedin
  • google+


El resultado de las últimas subastas de interrumpibilidad había generado tensiones en el mundo empresarial. De hecho, la siderurgia Alcoa ha anunciado un ERE en las plantas de A Coruña y Avilés y achacó estos procesos de reducción de plantilla directamente a no haber alcanzado los contratos de interrumpibilidad que necesita para su producción.



Con ello, el Ministerio de Industria, Energía y Turismo ha convocado subastas extraordinarias para asignar bloques adicionales del servicio de interrumpibilidad para grandes consumidores del sistema eléctrico.



Estos bloques permiten a las empresas que consumen grandes cantidades de electricidad acceder a esta energía a un precio más asequible a cambio de reducir su actividad cuando el operador del sistema así lo requiere.



Estas nuevas subastas complementarias, que se celebrarán a las 9 horas en el Palacio de Congresos de Zaragoza, pondrán a disposición de las empresas 50 nuevos bloques de 5 megavatios (MW), por un total de 250 MW. El coste inicial será de 195.000 euros por megavatio, lo que totaliza unos 48,7 millones de euros.



En la anterior subasta de noviembre se asignaron un total de 238 bloques de 5 MW cada uno, así como nueve bloques de 90 MW. Tras la polémica suscitada, Industria solicitó un informe a Red Eléctrica de España (REE) sobre la necesidad de generar más bloques de interrumpibilidad, documento que el gestor eléctrico remitió al departamento de José Manuel Soria este 3 de diciembre.



El sistema de interrumpibilidad prevé la realización de subastas en las que estas grandes compañías pujan por bloques de megavatios a un precio más económico que la tarifa normal. Como contraprestación, estas empresas se comprometen a reducir el consumo eléctrico cuando lo solicita el gestor del sistema eléctrico.