S&P declara la deuda argentina en suspensión de pagos selectiva

Incógnita sobre Argentina tras fracasar la negociación de la deuda

La negociación entre el gobierno argentino y los fondos tenedores de deuda del país sudamericano ha terminado sin acuerdo. El plazo ha expirado y la falta de soluciones ha provocado las primeras reacciones: la agencia de calificación de riesgos Standard and Poor’s ha declarado la deuda del país en ‘suspensión de pagos selectiva’ (SD).

Incógnita sobre Argentina tras fracasar la negociación de la deudaIncógnita sobre Argentina tras fracasar la negociación de la deuda
  • linkedin
  • google+

Argentina no ha pagado a algunos de los tenedores de la deuda reestructurada. Este impago afecta únicamente a los 539 millones de dólares retenidos en el Bank of New York Mellon por recomendación del magistrado que instruye el caso entre Argentina y los fondos especulativos –conocidos como ‘fondos buitre’.

Expirado el plazo para la negociación, el gobierno argentino ha negado que el país esté en suspensión de pagos. "Que se queden tranquilos los argentinos. Mañana será otro día, el mundo seguirá andando", ha afirmado el ministro de Economía, Axel Kicillof.

Es la segunda vez en 13 años que la República Argentina cae en ‘default’, después de que el país se viera abocado a una reestructuración de la deuda en 2001. La delegación argentina negociaba una nueva oferta a los inversores que aceptaron aquella reestructuración.

Los posibles efectos del impago

Los expertos coinciden en que el impago de la deuda reestructurada puede poner en problemas a la economía argentina. El primer efecto podría ser un aumento de los costes financieros, tanto para el sector público como privado del país, hasta niveles lleguen a tensar la economía.

A nivel macroeconómico el peor escenario sería el aumento de la presión sobre las reservas de divisas de Argentina, que podría llevar a la segunda devaluación del peso argentino en 2014, lo que empeoraría la recesión que vive el país y el aumento de los precios.

El ‘default’ argentino de 2001 fue el mayor de la historia, con un montante total de 100.000 millones de dólares.