Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones (Parte III).

Ya hemos visto que constituía el Hecho Imponible, quienes eran Sujetos Pasivos del Impuesto, como se obtenía la Base Imponible, así como qué se consideraban deudas, cargas y gastos deducibles para su cálculo, qué constituye la Base Liquidable, el Tipo de Gravamen y la Cuota Tributaria.

Impuesto sobre Sucesiones y DonacionesImpuesto sobre Sucesiones y Donaciones (Parte III).
  • linkedin
  • google+

Por último, nos quedaría por ver el cálculo de la Deuda Tributaria, la Prescripción, el Lugar y Plazo de pago del Impuesto, así como la Documentación necesaria.

Deuda Tributaria.

Para obtenerla, debemos tomar en consideración el resultado de la misma y aplicarle el coeficiente multiplicador establecido legalmente. Debe tenerse en cuenta que también variará en función del grado de parentesco que tuvieran el heredero y el causante. Como regla general, la escala se divide en cuatro tramos diferenciados (según la cuantía del patrimonio hereditario), los cuales hay que poner en relación con los grupos de parentesco. El coeficiente puede oscilar entre el 1,00 y el 2,40.

Lugar de pago del Impuesto.

Dado que se trata de un tipo de Tributo cedido a las Comunidades Autónomas, los documentos y autoliquidaciones que tengan relación con él serán competencia de la Administración correspondiente en función al territorio en el que el causante tuviera su residencia habitual en términos fiscales.

Plazo para la presentación.

En el caso de las Sucesiones, es un plazo que puede parecer largo (6 meses a contar desde la fecha de fallecimiento o de la declaración de deceso del causante) pero con el conjunto de trámites que suelen ser necesarios en el mejor de los casos (es decir, si no surgen cuestiones de ámbito judicial por la herencia) puede resultar limitado. No obstante, se puede solicitar una prórroga para la presentación por 6 meses adicionales, lo cual supondrá el devengo de intereses de demora.

Documentación a aportar.

Además de entregar el impreso correspondiente con la liquidación del Impuesto, deberá acompañarse de una serie de documentos que pasamos a detallar a continuación:

  • En caso de existir testamento (lo cual facilita mucho las cosas), deberá presentarse la primera copia del mismo, así como copia simple y copias del Documento de Identidad del heredero o legatario.
  • En caso de que no existiera testamento, deberá aportarse:
  • Certificado de defunción del causante y del Registro General de Actos de Última Voluntad.
  • Testimonio de la declaración de herederos.
  • Contratos de Seguros de Vida que pudiera tener contratados o, en su defecto, una certificación expedida por la Compañía Aseguradora a tal efecto.
  • Justificante de las cargas, gravámenes, deudas y gastos que el heredero pretenda deducir.
  • Documentación que acredite la titularidad de los bienes inmuebles del fallecido, como pueden ser Escrituras, Notas registrales, recibos del Impuesto sobre Bienes Inmuebles, etc.
  • Copia del Documento de Identidad del heredero o legatario.

Pues bien, como decíamos en cuanto a la documentación se refiere, siempre es recomendable, en la medida de lo posible, que se haga testamento, para minimizar, si cabe, las posibles incidencias que pueda encontrar el eventual heredero o legatario en el momento de recibir el patrimonio, puesto que de lo contrario puede resultar notoriamente complicado la acreditación de la documentación anteriormente mencionada, por la cantidad de trámites que supone y sin tener en cuenta las posibles incidencias que pudieran existir con otros llamados a heredar.

 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.