Importancia del petróleo en el comercio internacional

Cada vez más, existe la certeza que es importante encontrar fuentes de generación de energías alternativas al petróleo y otros.

Importancia del petróleo en el comercio internacionalImportancia del petróleo en el comercio internacional
  • linkedin
  • google+

A esta conclusión se ha llegado por diferentes motivos:
 

  • Es una fuente de energía no renovable: el petróleo algún día se acabará. Se desconoce exactamente hasta cuándo podremos seguir utilizando esta fuente de energía, pero no será eternamente. Hay que tener en cuenta que, alrededor del petróleo, gira una parte extremadamente importante de la vida y la actividad económica del mundo. Los transportes terrestres o el avión precisan de petróleo para seguir funcionando. Por lo tanto, es una pieza clave para conseguir que exista comercio internacional. Ahora mismo, sin petróleo, sería imposible poder transportar los productos y las personas de un lugar a otro a un precio asumible. Así pues, su importancia es muy alta: sin petróleo, las empresas no podrían exportar y, como consecuencia, verían reducidas sus ventas de una forma exagerada. Para seguir a flote, tendrían que reducir personal o, en el peor de los casos, muchas se verían obligadas a cerrar. Al tener el conjunto de la población menos capacidad adquisitiva, el consumo caería de forma exagerada, llevando consigo a la vez a la desaparición de más lugares de trabajo y empresas. Así pues, ahora mismo el petróleo es una materia imprescindible para seguir funcionando y su falta generaría unas situaciones terribles de caos.
     
  • Se encuentra en países de poca calidad democrática: algunos de los países donde se encuentran las reservas más importantes de petróleo no destacan por preocuparse por los principios democráticos y no respectan los derechos más básicos. Por lo tanto, el hecho de necesitar el petróleo obliga a mantener contacto y relación con estos países, con el alto riesgo que ello conlleva.
     
  • Se desconoce exactamente cuáles son las reservas: hay un desconocimiento total sobre hasta cuándo podremos seguir utilizando el petróleo. Se han hecho varias estimaciones, pero no existe con total certeza  una fecha clara. A partir de lo que se llamó como Teoría del pico de Hubbert, se han estimado distintas fechas, pero no hay una conclusión única y clara de todos los científicos. Además, hay que tener en cuenta que puede haber situaciones impredecibles que pueden hacer subir el uso del petróleo (como las guerras). Ahora bien, por el contrario, se pueden descubrir nuevos lugares donde exista y alargar el periodo estimado. Hace poco, por ejemplo, se encontraron yacimientos de petróleo en el lecho marino del Polo Norte. Otra estimación a tener en cuenta la hizo justamente una petrolera, BP. Calcularon que en 2.067 ya no habría más reservas de petróleo. Estamos hablando, por lo tanto, de poco más de cincuenta años. Para entonces, por lo tanto, deberíamos tener preparadas fuentes de energía alternativas que permitieran los desplazamientos y el funcionamiento general de la economía sin necesidad de precisar el petróleo.

  • A menos reservas, más subirá su precio: a medida que vaya pasando el tiempo, será más complicado extraer petróleo porque hará falta todo un sistema que sea capaz de ir a una mayor profundidad. Además, cuando cada vez sea más escaso, ante la necesidad de obtenerlo, los países productores tendrán la posibilidad de fijar unos precios más altos y, de esta forma, dificultaran que las compañías que lo precisen sean competitivas y puedan mantener sus márgenes deseados. Como consecuencia, nos encontraremos ante una situación de reducción de personal y menos poder adquisitivo por parte de las familias, que son a la vez los consumidores. Esta espiral se irá repitiendo y generará situaciones de cada vez más pobreza y dificultad.
     
  • La fijación de los precios no viene determinada necesariamente por unos criterios relacionados con la oferta y la demanda: los países que forman parte de la OPEP (Organización de Países Exportadores de Petróleo) fijan el precio del petróleo. Pero no lo hacen siguiendo una clara línea relacionada con la oferta y la demanda, sino que muchas veces según las necesidades políticas de los estados que forman parte de ella. Por lo tanto, se depende de la situación de estos países y de las decisiones de sus gobernantes, no de si en un determinado momento se precisa más o menos cantidad. Es un peligro porque puede pasar que, en un contexto cuando se precisa más petróleo, el precio suba en exceso y entonces no se consiga el nivel productivo y de competitividad deseado.
  • Es altamente contaminante: los perjuicios que causa el petróleo al medio ambiente están perfectamente probados y son conocidos por todos. Cada vez más, se ha creado consciencia de los daños en la salud que la contaminación provoca en los humanos, especialmente en las ciudades. Así, hasta se ha vinculado la contaminación con los crecientes casos de enfermedades como el cáncer o los problemas respiratorios.

El ejemplo de Suecia                                                                

La mayoría de países están haciendo esfuerzos, los últimos años, para incrementar de forma considerable el uso de energías renovables para, así, de forma paulatina, dejar de depender del petróleo. Hay que tener en cuenta que, a medida que las reservas bajen, será más complicada su extracción y los costes de extracción subirán. Por lo tanto, no solamente debemos preocuparnos por el simple hecho de hasta cuándo duraran las reservas de petróleo, sino en qué momento será más caro extraerlo que venderlo. Cuando ello llegue, en caso que no se hayan desarrollado de forma efectiva las energías substitutivas, nos encontraremos ante una situación de total colapso. En este sentido, es importante hablar del caso de Suecia. El gobierno de este país ha diseñado un ambicioso plan para conseguir, en el 2.030, que ningún automóvil en su país funcione con petróleo. En este sentido, las empresas automovilísticas del país (como Saab o Volvo) ya producen una mayoría de vehículos que funcionan con etanol, por lo que no les supone un problema. Quienes sí tendrán dificultades para seguir avanzando serán las otras compañías que quieran exportar allí. En caso de no cumplir los requisitos en materia ecológica marcados, no podrán vender en Suecia su producto. 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.