Desde este pasado martes

Huelga indefinida de los instaladores de Movistar

Los sindicatos CCOO y UGT en las contratas y subcontratas de Movistar han declarado seis días de huelga para los próximos 15, 16, 22, 23, 29 y 30 de abril, además del sindicato AST, que ya convocó su propia movilización desde el pasado 7 de abril. Denuncian las condiciones laborales "extremadamente precarias" que vive cada día el personal técnico, que ha dado como resultado la convocatoria de una huelga indefinida.

Desde este martesLos instaladores de Telefónica se declararan en huelga indefinida
  • linkedin
  • google+

Con la convocatoria de esta huelga los sindicatos mayoristas tienen el objetivo de hacer un llamamiento a la “reflexión”, para que empresas como Movistar se responsabilicen de dar una solución a las manifestaciones que motivaron esta situación. Por su parte, UGT ya lanzó una denuncia a la compañía de telecomunicación por hacer trabajar a sus empleados en condiciones de “semiesclavitud”, con jornadas laborales de siete días superiores a las ocho horas y con salarios de 600 euros.

Asimismo, aseguran que este tipo de compañías sustituyen a empleados indefinidos por “falsos autónomos”, con unas condiciones de seguridad “deterioradas”, explican desde MCA-UGT.

La huelga de AST

Por su parte, el sindicato AST ya inició su propia huelga el pasado 7 de abril, una huelga que, los sindicatos mayoristas, advierten de haberse realizado "en términos legal y formalmente cuestionables".

Uno de los responsables de comunicación de los huelguistas asegura que esta convocatoria ha tenido “buena acogida” y un “muy amplio” seguimiento en ciudades destacadas como Bilbao, Madrid, Vitoria, Sevilla y Barcelona.

"Desde UGT y CC.OO. están diciendo que la huelga es ilegal, que es algo que debería decir en todo caso un juez. Esto amedrenta a la gente y le hace un flaco favor a la movilización, ya que se desune a las plantillas", aseguran.

La defensa de Movistar

Desde Movistar aseguran haber informado a sus empresas colaboradoras de su decisión de ampliar los contratos que mantienen en vigor para los próximos tres años, valorados en unos 500 millones de euros anuales.

Pese a estas declaraciones, algunas fuentes de los sindicatos han asegura que “no les consta” que la compañía haya renovados dichos contratos.