Hipoteca fija o variable: ¿qué es mejor?

En el caso en que te hayas propuesto comprar un inmueble (vivienda, local, oficina) este año, es posible que necesites financiación para pagar el precio. Una de las cuestiones que tendrás que valorar a la hora contratar financiación será elegir entre una hipoteca fija o variable. Sigue leyendo y te contamos en qué consiste cada una y cómo seleccionar la que mejor se adapte a tus intereses.

Hipoteca fija o variable: ¿qué es mejor?Hipoteca fija o variable: ¿qué es mejor?
  • linkedin
  • google+

En base a los últimos datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística a finales del mes de febrero, en el mes de diciembre de 2016 el 68,4% de las hipotecas constituidas utiliza un tipo de interés variable y el 31,6% un tipo de interés fijo. En las hipotecas a interés variable el tipo de referencia más utilizado es el Euribor, con un 92,5%.

El tipo de interés medio al inicio de la hipoteca es de 3,15% para todas las fincas, y el plazo medio de duración de 22 años. En cuanto a las hipotecas constituidas sobre viviendas el tipo de interés medio es del 3,18%, es decir un 5,8% menos que el de diciembre de 2015.

¿En qué se diferencian una hipoteca fija y una variable?

La hipoteca fija o a interés fijo es aquella en la que la cuota a pagar por la hipoteca se mantiene igual durante todo el plazo de duración de dicha hipoteca. Es decir, no le afectan las variaciones del tipo de interés. Por lo tanto, todos los meses sabrás lo que vas a pagar por la hipoteca que hayas contratado.

En el caso de la hipoteca variable o a interés variable, el importe de la cuota a abonar cada mes se revisará en función de lo pactado con el banco y podrá subir o bajar por aplicación de los tipos de interés que correspondan.

Otra opción es la hipoteca mixta, es decir, aquella en la que se aplica un tipo fijo durante un periodo inicial (de un año, por ejemplo) y después se aplica un interés variable.

Tal y como hemos visto anteriormente, la gran mayoría de las hipotecas constituidas en España son hipotecas a interés variable. El hecho de que las hipotecas a interés fijo se firmen en menor medida se debe a diversas razones como las siguientes:

 

  • La oferta de los bancos respecto a este tipo de hipotecas es más reducida.
  • Los requisitos que exigen los bancos para las hipotecas fijas son mayores y más rígidos.
  • Los clientes suelen desconocer la existencia de este tipo de hipotecas.

Cómo elegir entre una hipoteca fija y una variable

Para poder elegir el tipo de hipoteca que mejor se adapta a ti, debes hacerte algunas preguntas como las que te proponemos a continuación:

 

  • ¿Quiero saber lo que voy a pagar cada mes por la hipoteca?
  • ¿Voy a tener ingresos fijos durante los próximos meses/años?
  • ¿Qué perspectivas de subidas tiene el tipo de interés en los próximos meses?
  • ¿Qué plazo de duración necesito que tenga la hipoteca?
  • ¿Cuánto puedo pagar como máximo al mes?

En realidad no hay una opción mejor que otra, simplemente depende de tu situación en cada momento y de la forma que tengas de gestionar tus ingresos y tus gastos mensuales. No obstante, es importante que a la hora de contratar una hipoteca te fijes no solo en el tipo de interés, sino en todos los aspectos de la hipoteca como la duración y las condiciones de vinculación (contratación de seguros, planes de pensiones, tarjetas etc.).

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.