Quienes buscan su oportunidad con un negocio son los más satisfechos con su bienestar

Hacerte emprendedor aumentará tu nivel de bienestar

Los emprendedores están más satisfechos que la media sobre su nivel de bienestar. Los empresarios consolidados, las mujeres que inician un negocio y los emprendedores no forzados por la necesidad muestran niveles de satisfacción más altos que quienes no están involucrados en la creación de una empresa, según el último Global Entrepreneurship Monitor (GEM).

Hacerte emprendedor aumentará tu nivel de bienestarAgencia EFE
  • linkedin
  • google+

La edición de este año del Global Entrepreneurship Monitor recoge por primera vez mediciones  sobre el bienestar percibido por los encuestados, medido como la suma de su bienestar subjetivo, la satisfacción con su empleo actual y la conciliación de la vida profesional y personal.

El GEM concluye que los emprendedores muestran niveles superiores de bienestar en comparación con aquellas personas que no están involucradas en procesos de creación de empresas o son propietarios-gerentes de un negocio. Quienes lideran un negocio establecido tiene un nivel de satisfacción de 23 puntos, los nuevos emprendedores tiene un nivel de 19 y quienes no están involucrados en emprendimiento quedan en 17 puntos.

Una de las conclusiones más interesantes es que las mujeres emprendedoras declaran un mayor porcentaje de satisfacción que los hombres. Las emprendedoras tienen un índice de satisfacción de 25 puntos, mientras que los hombres quedan en una media de 17 puntos.

Además, los mayores índices de satisfacción con el bienestar se producen en las primeras fases de emprendimiento en las economías desarrolladas, aunque es precisamente en ese punto cuando el emprendedor tiene mayores problemas para una buena conciliación de la vida profesional y familiar.

El estudio también recoge que la satisfacción con su vida profesional es mayor entre las personas que han iniciado una empresa tras encontrar una oportunidad de negocio que en aquellos casos en que se han visto abocados a montar un negocio por necesidad. De hecho, los emprendedores por necesidad están en -11 puntos, mientras que los emprendedores en busca de una oportunidad profesional alcanzan los 22 puntos en el estudio. Los emprendedores en economías subdesarrolladas son quienes muestran una menor tasa de satisfacción de todo el estudio.

El GEM es un estudio realizado a través de encuestas a 197.000 personas en todo el mundo con el objetivo de generar información relevante acerca de las actitudes, actividades y características de los individuos que participan en las distintas fases de un proyecto emprendedor.

Tomando como base estos hallazgos, el Global Entrepreneurship Monitor hace una serie de recomendaciones a las administraciones para que aumenten el potencial emprendedor de sus países:

  • Mujeres mentoras. Que las mujeres emprendedoras sean quienes muestran un mayor índice de satisfacción con su bienestar es una gran oportunidad. El estudio recomienda que las administraciones convenzan a mujeres emprendedoras de éxito para que sirvan como modelos y mentoras para otras mujeres que pueden dar el paso al emprendimiento.
  • Más conciliación. Los problemas de conciliación de la vida profesional y familiar que aquejan a los emprendedores en las primeras fases de sus negocios llevan al informe a recomendar que los programas de emprendimiento recojan formación en materias menos técnicas -conocidas como aptitudes ‘soft’- que permitan reducir el impacto del emprendimiento sobre el entorno personal del empresario.

España sigue rezagada

Pese a las bondades del emprendimientos sobre la calidad de vida, el GEM de este año especifica que los españoles seguimos rezagados respecto a la media europea en cuanto a intención de emprender -8,4% frente a 13,5%- y en percepción de oportunidades de negocio -16% contra 28,7%-.

La encuesta analiza también las condiciones para el emprendimiento. España queda muy atrás en cuanto al acceso a recursos financieros para el emprendimiento -1,8 puntos frente a 2,6 de la media de la UE-, pese a que el estudio reconoce que los programas estatales para emprendedores están ligeramente por encima del promedio continental -3,1 contra 2,8 puntos-.