Pone en contacto a empresas y particulares

Gurugú, una red social para acabar con la crisis

¿Cómo acabar con la crisis con una solución informática? Esta es la pregunta que se planteó Alberto Esperanza y que derivó en la aparición de Gurugú.com, una red social que fomenta la información útil para generar negocio.

Gurugú, una red social para acabar con la crisisGurugú, una red social para acabar con la crisis
  • linkedin
  • google+

“La información viaja muy rápido, pero en redes sociales como Facebook no sueles encontrar información útil, de cara a buscar servicios, empresas y demás”, nos explicó Alberto, que decidió aprovechar el potencial de este tipo de comunidades para apostar por un servicio social.

Según nos comentó Alberto, la idea era poner en un tablero de juego a dos tipos de usuarios, por un lado empresas y por otro los particulares. Y a partir de ahí, intentar que tanto empresas como particulares hicieran más visibles sus demandas y necesidades.

“Pretendemos que las personas a parte de encontrar diversión, como en cualquier red social, encuentren información útil y todo canalizado en un mismo sitio”, explicó este joven emprendedor.

En el caso de las empresas, lo que se pretende es que Gurugú sea “como unas páginas amarillas, pero con información dinámica. Las empresas son entes vivos con los que interactuar. Un directorio de empresas, pero vivo”, apuntó Alberto.

Por lo tanto, a través de esta red, las empresas pueden desde vender sus productos/servicios, hasta publicar ofertas de trabajo, pasando por “postear” cualquier tipo de información que ellos crean relevante para los usuarios. Además de poder interactuar entre ellas para hacer negocios.

Por su parte, los particulares pueden acceder a estas ofertas de empleo, además de utilizar Gurugú como escaparate para mostrar sus virtudes, entre otras utilidades.

Esta red social está inicialmente dirigida a vecinos y empresas de Alcoi y alrededores, sin embargo, el rotundo éxito que está teniendo, ya lleva a pensar a Alberto en la posibilidad de implantarlo en otras ciudades.

“Lo que empezó básicamente como un juego, ahora nos tiene desbordados, porque no esperábamos tanta repercusión”, confesó.

Una de las razones del éxito de esta iniciativa es la colaboración de los usuarios, que en palabras de este informático "se están involucrando mucho, porque sienten que se les hace caso en sus demandas y sus peticiones”.

“La idea es que ellos se sientan parte de esto también”, manifestó Alberto, que en el plano personal nos reconoció haber sacrificado mucho por este proyecto. Sin embargo también nos confesó que cada día está deseando llegar a casa del trabajo para ponerse a programar en Gurugú, aunque entre risas nos comentó que a su mujer no le sienta tan bien.