Esta plataforma empareja grupos según sus afinidades

Groopify, una manera diferente de conocer gente

¡Qué difícil es encontrar a gente que comparta tus mismos gustos e intereses! Es lo que pensó Pablo Viguera, fundador y CEO de Groopify, cuando volvió a vivir a España después de llevar siete años en el extranjero.

Groopify, una manera diferente de conocer genteGroopify
  • linkedin
  • google+

Instalado nuevamente en Madrid, Viguera se dio cuenta de las dificultades de hacer vida social más allá de sus círculos de amistades más cercanos (colegio y universidad). “No era fácil encontrar a gente con gustos y preferencias similares con los que hacer planes”, comenta Viguera, quien en el problema vio una oportunidad de negocio.

Una tarde, comentando el tema con dos de sus mejores amigos y ahora socios, Alex Coca (desarrollo de negocio y ventas) y Miguel García-Santesmases (CTO y CIO), pensaron que tenía que haber más gente a la que le ocurriera lo mismo, así que empezaron a pensar cómo solucionar esta cuestión.

La respuesta fue Groopify, “un club social offline que organiza quedadas entre dos grupos de amigos que no se conocen, pero que deberían”, explica Viguera. ¿No se conocen, pero deberían? Exacto, porque son dos grupos de personas afines, con intereses y preferencias similares.

La mecánica es la siguiente: Dos grupos de tres personas con gustos similares se citan a ciegas en un local y la primera ronda corre de parte de Groopify, por eso de romper el hielo, señala Viguera.

“Es tan sencillo como registrarse en la plataforma, y seleccionar un día y una hora para la quedada. Groopify se encarga de buscar a otros grupo de tres que encaje con los intereses y preferencias de ambos”, señala Viguera, quien matiza que los grupos tienen que ser todos del mismo sexo aunque luego las combinaciones puedan ser múltiples: chicos-chicas, chicas-chicas o chicos-chicos.

Groopify se encarga de toda la coordinación logística, para que el usuario, una vez haya reservado su quedada, se olvide de todo hasta el día D o día G de Groopify como lo llama Viguera.

¿Cómo se hacen los emparejamientos?

El laboratorio de matchmaking gestiona información aportada por los propios usuarios, además de aquella extraída de sus perfiles de Facebook, previo consentimiento, claro está.

Según nos explican desde Groopify, como el registro en la web es vía Facebook, esto les permite acceder a cierta información de los perfiles de los usuarios (likes, grupos, algunas fotos, etc), lo que hace más fácil “conocerles un poquito mejor, y así poder elaborarles un perfil”.

Por otro lado, cuando los usuarios reservan su quedada, se les hacen unas preguntas relacionadas con el plan: edad del grupo, tipo de local que les gustaría, tipo de plan, tipo de conversación, entre otras opciones.

Lugar de la cita

Una vez hechos los emparejamientos, Groopify selecciona el local que más encaje de entre toda su red de bares asociados, procurando que estos sean desconocidos para ambos grupos, ya que “el descubrimiento de rincones nuevos de la ciudad es una parte importante de la experiencia groopify”.

Por otro lado, para la selección de los locales se tratará de que éstos sean especiales, únicos y poco conocidos, y en la medida de lo posible que estén regentados por emprendedores como ellos. La intención es ayudar a que nuevos y singulares lugares se den a conocer.

Como ya comentábamos, la primera ronda está incluida en el plan y a partir de ahí, el resto de consumiciones corre por parte de los usuarios, siendo el beneficio íntegro para el local.

Otra de las características de Groopify es que es un proceso completamente a ciegas. Hasta el mismo día del encuentro los usuarios no se conocen, solamente saben a donde tienen que acudir.

Modelo de negocio

“El modelo de negocio es el de pago por uso. El registro en la plataforma es completamente gratuito, pero cuando se reserva una quedada, sí que se realiza un prepago del plan de 10 euros por persona, que incluye la primera ronda”, explica Viguera.

A pesar de la relativa juventud de Groopify (fundada en 2013) la plataforma cuenta ya con más de 20.000 usuarios repartidos entre las ciudades de Madrid, Barcelona, Valencia, Sevilla, Málaga, Zaragoza, Salamanca y Granada y con expectativas de seguir extendiendo “su buen rollo” por España, comenta Viguera, quien también apunta al extranjero.

En este sentido, Groopify, junto con otros proyectos alojados en la aceleradora Lanzadera, fue recientemente invitado al Reino Unido para conocer su ecosistema y poder presentar su startup ante inversores locales.