Grandes empresas que desaparecieron sin dejar rastro

La crisis económica internacional ha dejado un buen número de cadáveres de empresa tras de sí. 

Grandes empresas que desaparecieron en la crisisGrandes empresas que desaparecieron sin dejar rastro
  • linkedin
  • google+

Dentro de ese listado por supuesto también encontramos grandes empresas afectadas que tuvieron que cerrar sus puertas. Sin embargo, no sólo la crisis económica se encuentra siempre tras estos cierres, veremos a continuación algunas empresas realmente poderosas que a fecha de hoy han desaparecido prácticamente sin dejar rastro.

Evidentemente si nos centramos exclusivamente en los años de crisis, la lista reflejaría a un buen número de empresas relacionadas con sector financiero, sin embargo, si alargamos tan sólo un poco más el período de tiempo a revisar, vemos como también sectores como la tecnología, la industria y en definitiva cualquier segmento empresarial, no se libran de estas quiebras o de estos cierres dejan tras de sí aparentemente la nada.

Repasamos cinco de estas empresas relevantes que han desaparecido sin dejar prácticamente rastro en los últimos años:

Bear Stearns

El crack de este banco de inversiones en la primavera del año 2008 se considera como una de las primeras señales de alerta de los problemas por los que iba a atravesar el sector financiero internacional.

Esta entidad, tremendamente relacionada con la crisis de las hipotecas sub-prime, recibió ayudas gubernamentales para tratar de evitar su quiebra absoluta, no en vano se trataba del quinto banco inversor del país, sin embargo, la situación se tornó insostenible y al final acabó adquirida por J.P Morgan a un precio muy bajo por acción. En menos de dos años la marca había desaparecido completamente y la estructura empresarial había sido absorbida por el gigante bancario.

Lehman Brothers

Lo cierto es que esta firma ha pasado a la historia como uno de los cadáveres exquisitos del sector financiero la crisis de 2008.

La relevancia de esta caída quedó patente cuando recordamos que estábamos ante un banco estadounidense que en el momento de su desaparición acumulaba más de 150 años de historia y se había convertido en uno de los principales del país.

Incapaz de cumplir con los compromisos a corto plazo que había desarrollado y, al contrario que otras entidades, no rescatado de ningún modo por el gobierno, los activos de la firma acabaron traspasándose a los competidores, los cuales, esta vez sí, se vieron beneficiados por una especie de rescate post mortem que, al menos desde el punto de vista de la firma llegó tarde, hoy en día la marca sólo figura en los libros de historia.

Washington Mutual

Supuso en su momento una de las grandes sorpresas de la crisis de 2008. Tras la caída de Lehman Brothers y cuando se suponía una cierta tranquilidad al menos parcial, en el sector, el desmoronamiento de Washington Mutual supuso de hecho la mayor quiebra bancaria en la historia de E.E.U.U.

Especialmente dramático fue el periodo ventana de apenas dos semanas en el que los usuarios de la entidad retiraron de manera masiva cerca de 17.000 millones de dólares en depósitos. La entidad se sostuvo artificialmente con inyección estatal hasta la adquisición por parte, también, de J.P .Morgan quien, fiel a su política, absorbió de manera radical toda la estructura sin dejar rastro de la anterior firma.

Blockbuster

Obviamente no sólo las empresas financieras desaparecen, y, tampoco las crisis económicas son exclusivamente el motor de las quiebras de grandes firmas. En este caso tenemos un ejemplo paradigmático de cómo los avances tecnológicos pueden acabar dejando obsoleto a un gigante empresarial.

Este no sería el único ejemplo que la caída y desaparición de Blockbuster nos deja, también la escasa adaptación a los nuevos escenarios podría introducirse como una variante muy importante en este caso.

Absoluto dominador del mercado del alquiler de DVDs y juegos, la firma pasó en menos de 10 años de la posición de control total del mercado la quiebra absoluta, con el cierre escalonado en tres años de centenares de tiendas y sin solución de continuidad, desapareciendo del mercado radicalmente. Se especula mucho sobre las oportunidades que durante los años de dominador del mercado tuvo la firma, por ejemplo, la leyenda urbana habla de una posible alianza con Netflix, planteada por esta última firma hoy convertida en uno de los puntales del nuevo mercado de ocio visual, y rechazada por el gigante del alquiler de DVD.

 Nokia

Todavía tenemos lo suficientemente reciente lo ocurrido con esta gran marca como para haber adquirido la distancia necesaria para calibrar bien. Sin embargo, los hechos son tozudos: ha pasado de ser una de las marcas básicas para entender la nueva manera de comunicarse a ser adquirida por Microsoft y desaparecer.

Tenemos que pensar que, al contrario de lo que pueda parecer, estamos ante la desaparición de la Compañía centenaria, pionera en muchos aspectos dentro de la tecnología, y desde luego una de las empresas imprescindibles para entender la evolución de la telefonía móvil.

Incapaz en su momento de competir en los segmentos cada vez más avanzados de los dispositivos y los sistemas operativos móviles, la firma fue adquirida por Microsoft para posteriormente su marca ser borrada. Obviamente el rastro permanecerá en la historia, pero no en el ámbito empresarial.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.