Gayumbas, la reinvención del bóxer

Gayumbas es el resultado de la fusión de mentes muy diferentes, la pasión por el diseño y la satisfacción por las cosas bien hechas, es el proyecto lanzado en 2015 por cinco emprendedores.

Gayumbas, la reinvención del bóxerGayumbas, la reinvención del bóxer
  • linkedin
  • google+


Gayumbas es el resultado de la fusión de ideas proporcionadas por mentes muy diferentes, la pasión por el diseño y la satisfacción por las cosas bien hechas. Es el proyecto que lanzaron en 2015 cinco emprendedores que coincidieron en un máster. Tan diferente pensaban entre ellos que al final sus ideas encajaban a la perfección, y fruto de esta fusión, nació esta startup alicantina que ya está siendo popularizada por bloggers, influencers y actrices en toda la Red.



Las mentes tras el proyecto tenían claros los puntos básicos, que su idea de negocio debía cumplir, desde el principio. En primer lugar, eran conscientes de que ofrecer algo nuevo era complicado, así que mejor reinventar y mejorar algo que ya existiese. Y así nació Gayumbas, una prenda única de inspiración masculina (se basaron en el tradicional bóxer) pero perfectamente adaptada a la silueta femenina, como en el caso de aquellos pantalones cortos que las famosas lucían en los años 50.



Otro punto clave era que deseaban que su proyecto contribuyese y aportase a la economía local. Para ello debía ser 100% hecho en España, en concreto se encuentran en Elche, y además debía ser respetuoso con el medio ambiente. En Gayumbas están totalmente comprometidos con la calidad y la certificación de los procesos, y al mismo tiempo, al equipo le gusta el riesgo, la creatividad y la innovación, no se conforman con lo habitual sin dejar de estar comprometidos con el entorno, y todo ello se percibe en cada punto del camino de esta joven empresa.



Pero, lo más destacado de cada prenda que ve la luz en Gayumbas es, sin duda, la forma en la que son confeccionadas. Durante todo el proceso cuentan con A Puntadas*, una empresa con una gran responsabilidad social corporativa ya que todas las trabajadoras forman parte del colectivo de “mujeres en riesgo de exclusión social”. Como bien apuntan desde la startup “el cariño y la dedicación que ponen estas modistas cuando cosen cada Gayumba no se puede compensar con ninguna máquina con tecnología de última generación”.



 





 



Las modistas de A puntadas, que también trabajan en Elche, se ocupan de todo: desde conseguir la mayoría de las telas (con su sello de calidad europeo) y realizar el patronaje, corte y confección de cada prenda, hasta del planchado y el embolsado de las mismas. Destaca uno de los algodones por ser puramente orgánico, resultado de un proceso de fabricación natural y justo.



Todas las ideas que hay detrás de Gayumbas son muy conscientes y comprometidas con el entorno, y por tanto el trabajo que genera cada una de sus prendas lo es también; por ello, cuando comprobaron cómo trabajaban las modistas de A Puntadas y consiguieron reunirse con la dueña de la empresa lo tuvieron claro, ellas se encargarían de confeccionar cada pieza porque como ellos afirman “A Puntadas no es solo una empresa, sino una comunidad que trabaja con mucho cariño. Son muy especiales".



La primera colección que han lanzado cuenta con nueve prendas, y tres tallas diferentes por cada una de ellas, y afirman que la han lanzado para “para personas únicas y reales que aprecian las prendas que cuentan una historia y que valoran cada pieza que adquieren. Es una creación muy mimada, atemporal e inspirada en mujeres como tú”.



Su intención es ir paso a paso, creciendo despacio, y ofreciendo sus productos a través de la Red. De la promoción se están encargando nombres reconocidos entre bloggers e influencers, así como actrices, y su acogida está siendo muy buena. Está claro que ofrecen un producto de calidad, hermoso y versátil, pero sin duda, el componente de responsabilidad y compromiso social con el entorno le da el toque final que cada vez más consumidores valoran por encima de muchas otras cosas.



(*) A Puntadas nace en noviembre de 2011 de la Asociación sin ánimo de lucro PRM-Programa de Reinserción de Mujeres, que gestionaba talleres de formación en confección textil dirigidos a mujeres en riesgo de exclusión, y que desde sus inicios incorporaba el diseño de productos y su comercialización desde una visión empresarial, favoreciendo la profesionalización de las mujeres y la sostenibilidad de los proyectos.



 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.