Agricultores, artesanos y consumidores se unen en la misma plataforma

Food Assembly conquista Europa con su exitoso modelo de consumo alimentario

“Poner a disposición de los consumidores y productores el poder de internet y de las redes sociales para desarrollar una nueva forma de aprovisionamiento de alimentos”, es la idea que se encuentra detrás de The Food Assembly, una plataforma online que pone en contacto directo a agricultores, artesanos y consumidores permitiendo un comercio sin intermediarios

Food Assembly conquista Europa con su exitoso modelo de consumo alimentarioThe Food Assembly
  • linkedin
  • google+


Esta iniciativa está teniendo un éxito tremendo en Europa, donde ya está presente en Francia, Bélgica, España, Reino Unido, Alemania e Italia después de tan sólo tres años de vida.



Según Guilhem Cheron, cofundaor de The Food Assembly, el actual sistema alimentario está sometido a los precios de los mercados mundiales, en detrimento de tanto de productores como de consumidores. En este sentido, el objetivo de esta plataforma es que agricultores y artesanos reciban un pago justo por sus productos, así como que los consumidores redescubran el sabor auténtico de la comida.



¿Cómo funciona?



Para empezar con el comercio, primero se tiene que establecer una ‘colmena’, que es una red local de productores y consumidores que contactan a través de The Food Assembly. Cada colmena tendrá su página independiente dentro de la plataforma, que será gestionada por el creador de la propia colmena.



Una colmena podrá ser abierta por un particular, una asociación o una empresa, siendo ellos los responsables de montar toda la red, además de hacer las funciones de administrador de la página.



Por lo tanto, los responsables tendrán que encargarse de reunir a productores y consumidores, además de activar la comunidad. Asimismo, también tendrán que ocuparse de buscar el local en el que se produzcan las transacciones, ya que The Food Assembly lo que propone son pequeños mercados efímeros – mínimo una vez por semana – en los que ambas partes puedan interactuar de forma directa.



A cambio de este esfuerzo, los responsables de cada colmena recibirán el 8,35% del total de las ventas de cada día.  



¿Cómo vender y comprar?



Cada semana el responsable publica en la web una selección de productos de la granja para los miembros de su colmena. Previamente el productor habrá fijado libremente el precio que considera justo para sus productos y el mínimo de pedidos necesario para hacer una entrega. Los consumidores disponen de un plazo de seis días para realizar el pedido en la página web, a través de la que también se realizará el prepago de los productos.



Finalmente, el día anterior a la entrega del pedido, cada miembro recibirá la lista completa de los productos que se le van a suministrar y el importe que se le va a cobrar una vez que ha recogido los productos.



Asimismo, este servicio los costará a los productores un 16,7% del total de sus ventas, dividiéndose en dos partes: un 8,35% para el responsable de la colmena y un 8,35% para The Food Assembly, que se encarga del desarrollo y mantenimiento de la plataforma.





Responsables



Como ya hemos comentado, los responsables de la colmena tendrán que comenzarla desde cero, y una vez puesta en marcha, serán los encargados de gestionarla, favoreciendo el comercio y el diálogo entre consumidores y productores. A cambio, percibirán el 8,35% del total de las ventas diarias.



Productores



Los productores serán ellos mismo quienes fijen los precios y el mínimo de pedidos necesarios para hacer una entrega en la colmena. Asimismo, estos dispondrán de una página personal en la que presentar su explotación, su profesión o sus productos. Por otro lado, el sistema de distribución bajo demanda evita los excedentes. Los productores acudirán a la colmena con sus productos y se volverán con las cajas vacías. Además, será la plataforma la encargada de hacer los cobros y pagos, además de emitir facturas y albaranes de forma automática.



Origen



La colmena madre nació en el 21 de septiembre de 2011 en Fauga, cerca de Touloues (Francia), bajo el liderazgo de Guilhem Chéron, a quien más tarde se le unirían Marc-David Choukroun y Mounir Mahjoubi. Sin embargo, este proyecto no se hubiera podiedo hacer realidad sin el apoyo económico de otros emprendedores e inversores como Christophe Duhamel, cofundador de marmiton.org, Marc Simoncini y Christine Levet, inversores de Meetic, Zilok o Sensee y Xavier Niel y Jeremi Berrebi de Kima Ventures.



Un año más tarde, la empresa ya contaba con seis empleados y 120 colmenas, para en la actualidad conformar una plantilla de 32 personas y una red con más de 2.500 productores y más 500 colmenas repartidas por Francia, Bélgica, España, Reino Unido, Alemania e Italia. En términos económicos, los últimos datos publicados por la compañía reflejan un volumen de negocio de más de 9 millones de euros en 2013, con un crecimiento anual de un 200%.



Actualmente en España existen seis colmenas, cuatro en Madrid y dos en Cataluña.