Uber sigue ganando adeptos gracias al 'efecto Barbará Streisand'

Fomento intensificará los controles mientras Uber aumenta un 850% sus usuarios

Si los taxistas con su huelga pretendían acabar con Uber - app que pone en contacto a conductores particulares con viajeros – han logrado el efecto contrario, y es que en los últimos días, esta plataforma no ha parado de sumar seguidores, hasta el punto de aumentar sus usuarios un 850% en Londres. 

Fomento anuncia que intensificará los controles, mientras Uber aumenta un 850% sus usuariosFomento anuncia que intensificará los controles, mientras Uber aumenta un 850% sus usuarios
  • linkedin
  • google+


Taxistas de toda Europa se manifestaron recientemente contra Uber, pidiendo el cierre de esta aplicación por considerarla ilegal. En España, Madrid y Barcelona fueron a la huelga, dejando estas ciudades huérfanas de taxis, algo que no gustó demasiado entre los usuarios.



Lejos de sumar adeptos para su causa, el sector del taxi está experimentando un efecto rebote o Barbara Streisand, que supone precisamente darle mayor publicidad y notoriedad a quien se quiere censurar.



El término Streisand se acuñó cuando la cantante denunció a un medio para que retiraran una foto de su casa. Lejos de conseguir su objetivo, el asunto empezó a hacer ruido en internet, ganando mucha popularidad, y una foto que inicialmente no tenía demasiada trascendencia, acabó siendo vista por millones de personas.



“Los londinenses están votando con sus dedos, tocando la aplicación en apoyo a los servicios nuevos e innovadores”, dijo el gerente general de Uber para Reino Unido, Jo Bertram.



Por otro lado, el Ministerio de Fomento se ha comprometido a intensificar las inspecciones en el sector del transporte de viajeros por carretera, dijo la secretaria general de Transporte, Carmen Librero, durante una reunión con las patronales de todos los sectores del ramo (autobús, taxi, rent a car, alquiler de coche con conductor y agencias de viaje).



En este sentido, el sector del transporte se ha mostrado preocupado por el auge de este tipo de plataformas, y afirman que no es necesario cambiar la Ley de Transportes, sino cumplirla.



Una opinión opuesta ha manifestado la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, quien cree que la ley “tiene que adaptarse a las nuevas tecnologías”, como ya se pronunciara la comisaria europea de Agenda Digital, Nelie Kroes, quien asegura que este tipo de huelgas no son un intento de "proteger o ayudar a los pasajeros, sino a un cartel de taxis".



Por su parte, Uber considera que las movilizaciones de los taxistas son desmesuradas y que “sólo pretenden mantener el sector en un estado inmovilista y cerrar las puertas a alternativas para el consumidor”.



Con razón o sin ella, los taxistas ya han anunciado nuevas protestas, y avisan de que si en 15 días no hay una prohibición taxativa sobre Uber, se producirá un nuevo paro, además de barajarse una posible huelga indefinida a nivel nacional a partir del 1 de julio.