Flota de vehículos de empresa. ¿Nuevos o usados?

Si tenéis una empresa que está en plena expansión y os estáis encontrando con problemas de movilidad o logística, probablemente os habréis parado a pensar en una solución que pueda ser idónea para vosotros ¿verdad?

Flota de vehículos de empresa. ¿Nuevos o usados?Flota de vehículos de empresa. ¿Nuevos o usados?
  • linkedin
  • google+

Y si no me equivoco se os habrán pasado por la cabeza varias opciones, que en gran medida dependerán del tipo de empresa que llevéis; pues no es lo mismo un bufete de abogados que deba ofrecer cierta imagen que una empresa dedicada a las reformas, que quizá no tenga necesidad de ser tan selecta. Pues bien, vamos a echar un vistazo a algunas de las opciones que a priori tendréis al alcance de la mano: comprar coches nuevos y comprar coches usados.

Compra de coches nuevos para empresa, ventajas y desventajas

Ventajas de comprar coches nuevos para empresa:
 

  • Último modelo. Si tenéis un negocio que dependa en gran medida de la imagen transmitida, y especialmente si os centráis en un tipo de clientela exigente y relacionada con el mundo de los vehículos, será importante que tengáis modelos recientes. En otros contextos quizá este detalle sea insignificante.
     
  • Fiabilidad. Exceptuando algunos casos muy concretos, la verdad es que los coches nuevos os van a facilitar una mayor resistencia a averías mecánicas, y en líneas generales, menos problemas.
     
  • Seguridad. Según van saliendo modelos al mercado veréis que las prestaciones de seguridad incluidas pueden variar significativamente. Cuanto más nuevo sea el vehículo probablemente tendréis la certeza de que incluya sistemas más seguros,especialmente si escogéis marcas de primera y gamas medias/medias-altas.
     
  • Precio seguro. El seguro suele ser uno de los mayores quebraderos de cabeza a la hora de sufragar los gastos de un vehículo, y dependiendo de su estado y antigüedad el coste podrá incrementar; además de por el tipo de coche. Pues bien, el asunto es que si compráis un coche nuevo, lo más probable es que os encontréis con un precio más reducido que su equiparable en el mercado de segunda mano.

En la parte de las desventajas de los coches nuevos para empresa básicamente hay uno: el precio. Debéis ser conscientes de que la adquisición de un coche nuevo, en comparación con los usados, es un mal negocio. Y la razón es sencilla, pues lo que podréis pagar en un plan de amortización del coche nuevo durante el primer año, estaríais comprando directamente el coche usado.

Compra de coches usados para empresa, ventajas y desventajas

Ventajas de comprar coches usados para la flota de la empresa:
 

  • Precio. Como era de esperar, la mayor ventaja de haceros con coches usados pasa por el precio. Y es que el coste de uno de segunda mano es muchísimo más bajo que su equivalente en los concesionarios. Sin lugar una magnífica inversión siempre y cuando se encuentre un buen vendedor, dando especial prioridad a los concesionarios de vehículos usados, que os ofrecerán coches revisados y con garantía oficial.
     
  • Conocimiento del coche. Un coche nuevo no se sabe por dónde puede acabar sacando manías; en cambio, a la hora de comprar uno usado, se tiene la certeza de cuáles son sus problemas y debilidades. Es importante tener este tipo de información al alcance de la mano.
     
  • Surtido. Como era de esperar, en el mercado de segunda mano hay muchísimo más surtido que en los concesionarios. De ahí que esta opción pueda amoldarse a las necesidades de una empresa de mejor manera. Es más, comprando vehículos usados podréis encontrar unidades y vengan con los extras y los accesorios que podáis necesitar para el día a día.

Ahora bien, como era de esperar, en el mercado de coches de segunda mano, también os encontraréis con problemas:
 

  • Fallos. Queramos o no los coches fallan, y si además llevan ya miles de kilómetros de rodaje, las probabilidades serán aún mayores. De ahí que sea muy importante que cuando vayáis a comprar los vehículos usados para vuestro negocio, lo hagáis en un concesionario de segunda mano.
     
  • Uso. Dependerá mucho del uso y de los años del vehículo, pero en algunas ocasiones os podréis encontrar con ofertas de coches con golpes o desgastes de los materiales. No es algo muy agradable, pero al menos se puede ver a simple vista.
     
  • Seguro precio. Un coche usado puede fallar más fácilmente, y ello puede acarrear la necesidad de llamar a una grúa o de pagar desperfectos ocasionados por una salida de la carretera. Y claro, quien paga eso es el seguro; de ahí que la póliza suela ser más elevada en este tipo de vehículos.
     
  • Garantía. Los coches usados tienen garantía de los establecimientos que los venden, pero no es la misma que os podríais encontrar con un coche nuevo. De igual manera, si os decidís por comprar el vehículo a un particular o a una empresa que nada tengan que ver con el mundo del motor, os podríais encontrar con problemas postventa -la ley les exige una garantía-.
Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.