Fitbit, del fitness a la salud

Los dispositivos ‘vestibles’ inteligentes están de moda. Si hay una marca conocida entre los aficionados al fitness y la vida sana es Fitbit. Pero en los últimos tiempos, estas pulseras y dispositivos están cambiando, pretendiendo centrarse más en la salud.

Fitbit, del fitness a la saludFitbit, del fitness a la salud
  • linkedin
  • google+


Los dispositivos ‘vestibles’ inteligentes, wearables en inglés, están de moda. Si hay una marca conocida entre los aficionados al fitness y la vida sana es Fitbit. Pero en los últimos tiempos, estas pulseras y dispositivos inteligentes que miden la actividad física están cambiando, pretendiendo centrarse más en la salud que en el fitness.



El sector de los ‘wearables’ deportivos ha alcanzado ya los 2.400 millones de dólares en beneficios, y se les augura un futuro prometedor, previendo que podrían facturar unos 5.100 millones de dólares en el 2018.



Desde Fitbit, marca puntera en este sector del mercado, se han planteado dar un cambio a sus objetivos. La empresa pretende ser concebida más como una empresa de salud que como una dedicada al mundo del fitness; así, pretenden que sus productos ayuden a los usuarios a monitorizar sus actividades físicas, pero también que vayan un poco más allá y les sirvan de guía y motivación para seguir una costumbres más saludables.



Qué es Fitbit



Fitbit es una empresa creada en 2007 por James Park y Eric N. Friedman, cuya sede central está ubicada en San Francisco. El equipo de Fitbit está compuesto por personas apasionadas y dedicadas a la salud y la actividad física, y con su trabajo crean una oferta de productos que contribuyen a transformar la vida de las personas.



Desde Fitbit se toman muy en serio la salud, pero saben que también se puede estar muy sano realizando actividades divertidas y estando motivado en todo momento, y justo esto es lo que pretenden con sus productos.





El presente de Fitbit



A principios de septiembre, la marca presentó sus novedades para las próximas Navidades en IFA. Allí su marketing manager para España y Portugal, Ana Molarinho, recordó que los dispositivos de la marca ya disponen de herramientas para monitorizar el sueño, y también avisos para reactivar la actividad cuando llevas mucho tiempo sentado. Y todo ello va en consonancia con sus intenciones de volverse una empresa más enfocada a la salud, según sus palabras "Poco a poco se incorporan más novedades que buscan mejorar la salud de los usuarios de Fitbit".



Desde Fitbit se han dado cuenta de que los consumidores buscan cada vez más personalización en este tipo de productos; de este modo, algunos buscan adquirir un segundo producto para tener uno enfocado al deporte y otro a sus actividades del día a día.



También son conscientes de que además de servir para llevar una vida saludable, estas pulseras inteligentes han de ir superándose en cuanto a elegancia, innovación y tecnología se refiere, características por las que siempre se han caracterizado.



Por ello, desde Fitbit también apuestan por convertir a estos productos en auténticos "complementos de moda", y para ello siguen trabajando mucho en su cuidado diseño y con la posibilidad de personalizarlos con accesorios enfocados a este cometido. Otro de los puntos que mejorarán con sus próximos lanzamientos es el de la autonomía de los productos, a día de hoy alcanzan los cinco días de autonomía, y pretenden que el aguante sea mayor.



Sus dificultades



A pesar de que estos complementos están cada vez más de moda, y que hoy en día son muchos los que se interesan por la vida sana y por variadas prácticas entorno a ella, Fitbit tiene igualmente algunos problemas.



En primer lugar, y como les pasa a menudo a empresas que se caracterizan por tener un producto único, sus competidores pronto comienzan a acechar, y las copias e imitaciones a precios más reducidos así como los smartwatches que también ofrecen funcionalidades relacionadas con la salud, son uno de los dolores de cabeza de Fitbit.  



Por otro lado, son muchos los que encuentran atractivo el producto al principio, pero se cansan pronto y abandonan, éste es otro de los problemas de Fitbit, no consigue retener a los consumidores.



De hecho, en la Universidad de Washington un grupo de investigadores ha estudiado el ‘abandono’ de este tipo de productos, y finalmente han determinado que hay varios motivos por los que las personas abandonan estas herramientas de seguimiento del ejercicio físico.



Algunos porque no les gusta lo que la Fitbit, o  similares, les muestran, otros acaban creyendo que la colección de datos que arroja la pulsera acaba siendo algo que les aburre, y otros porque simplemente no saben cómo utilizar la información que obtienen o porque cuando ya han aprendido lo que necesitan saber sobre sus hábitos, la dejan de usar.



 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.