Fiscalidad de las Acciones Preferentes. Supuesto Práctico e Impuesto sobre Patrimonio (Segunda Parte).

En entradas anteriores, comenzamos a analizar la fiscalidad de las Acciones Preferentes.

Fiscalidad de las Acciones Preferentes. Supuesto Práctico e Impuesto sobre Patrimonio (Segunda Parte).Fiscalidad de las Acciones Preferentes. Supuesto Práctico e Impuesto sobre Patrimonio (Segunda Parte).
  • linkedin
  • google+

En concreto, iniciamos la cuestión haciendo un breve repaso histórico, así como definiendo este tipo de producto financiero, su funcionamiento, la forma en que tributa tanto la ganancia como pérdida obtenida, así como la fiscalidad en el caso de que el contrato haya sido declarado nulo, se hayan canjeado por acciones de otro tipo o se haya efectuado una compensación. Pues bien, en la entrada de hoy, vamos a continuar viendo un supuesto práctico de la propia Agencia Tributaria, así como la incidencia de las Acciones Preferentes respecto al Impuesto sobre Patrimonio.

Decíamos que la normativa reguladora de esta cuestión, establece que los contribuyentes que hayan percibido estas compensaciones, podrán optar por dar a estas rentas cualesquiera de los siguientes tratamientos:

1ª alternativa:

Declarar solamente un Rendimiento de Capital Mobiliario a integrar en la Base Imponible del Ahorro en el momento de percibir la compensación por la diferencia entre:

              Compensación + valor de transmisión final de obligaciones o acciones 
               (-) La inversión inicial en preferentes.

En nuestro supuesto, los cálculos serían los siguientes:

                         5.000 + 13.000

                       (-)     18.500       

                                  - 500

En este caso, si el contribuyente ya hubiese declarado los rendimientos derivados del canje y la venta, presentará Autoliquidación Complementaria, sin que ello le suponga la imposición de sanción, ni intereses, ni recargo alguno.

2ª alternativa:

La otra opción posible es aplicar las normas generales del Impuesto anteriormente detalladas. No obstante, cuando se trate de compensaciones percibidas en los ejercicios 2013 o 2014, se podrá minorar el Rendimiento de Capital Mobiliario derivado de la compensación + 5.000 euros, en el importe de la Pérdida Patrimonial de la Base Imponible General derivada de la venta de acciones en menos de un año - 2.000, que no haya podido ser compensada a través del Procedimiento General de Integración y Compensación de Rentas.

Contribuyentes titulares de deuda subordinada o participaciones preferentes cuyos contratos hayan sido declarados nulos mediante sentencia judicial.

En estos casos, los contribuyentes habrán ido declarando todas las operaciones anteriores. Al declararse en sede judicial la nulidad de sus contratos, éstos quedan sin efecto restituyéndose mutuamente las partes sus prestaciones.

Al quedar sin efecto estas operaciones, también debe deshacerse su tributación mediante la presentación de las correspondientes solicitudes de rectificación de sus autoliquidaciones requiriendo, en su caso, la devolución de ingresos indebidos.

De forma excepcional, se establece que esta devolución podrá solicitarse, a pesar de que se trate de ejercicios prescritos. Esta previsión resultará aplicable sobre todo en el caso de las autoliquidaciones en las que se consignaron los cupones cobrados durante los primeros años.

Para posibilitar la aplicación de estas reglas especiales el contribuyente presentará el formulario, que a estos efectos estará disponible en la Sede Electrónica de la AEAT, en el que se hará constar la opción elegida para la nueva cuantificación de las rentas derivadas de deuda subordinada y de participaciones preferentes, así como las declaraciones de IRPF afectadas por la misma.

Las Acciones Preferentes en Impuesto sobre el Patrimonio.

La fiscalidad de las Acciones Preferentes también afecta al Impuesto sobre Patrimonio. Básicamente, habrá que sumar el dinero que hubiésemos invertido en acciones preferentes al resto de nuestro patrimonio, excluida la vivienda habitual hasta los 300.000 euros, a la hora de calcular nuestra base imponible sobre la que después se aplicará el impuesto en caso de superar los 700.000 euros.

De nuevo, si una sentencia declaró nulas las preferentes y estuvimos obligados a declarar, podremos presentar una declaración sustitutiva que no incluya esa inversión.

 

 

 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.