Este proyecto permite vivir el deporte en primera persona gracias a su sistema de retransmisión integrado en una camiseta

First V1sion: Siente lo que los deportistas ven

¿Nunca has querido ver cómo es el momento en que Messi tira un penalti, cómo Rafa Nadal golpea la pelota utilizando su poderoso revés o cómo Pau Gasol hace un mate? Ver las retransmisiones deportivas a través de una cámara subjetiva “on board” que nos van mostrando las imágenes sólo era posible en deportes como la Fórmula 1 o el motociclismo, hasta ahora.

First V1sion: Siente lo que los deportistas venFirst V1sion: Siente lo que los deportistas ven
  • linkedin
  • google+

Gracias a First V1sion, un proyecto innovador desarrollado por una empresa española, ver en tiempo real lo que ven los deportistas es ya una realidad. Este proyecto consiste en un sistema de transmisión deportiva integrada en una camiseta que, además, cuenta con un pulsómetro y acelerómetro que permite obtener más información del jugador que la lleva puesta.

La idea surge cuando su CEO José Ildefonso, publicista que trabajaba para la cuenta de la Liga BBVA, hizo una propuesta creativa muy similar a lo que es ahora First V1sion. “Era muy básico, pero la esencia era la misma, ya que se proponía ver lo que ven los jugadores. Finalmente aquella propuesta no se llevó adelante por la dificultad tecnológica que había y cuando abandoné mi trabajo, me puse manos a la obra y la recuperé”.

El recorrido de First V1sion empieza cuando en agosto fueron seleccionados como uno de los proyectos finalistas del concurso internacional organizado por Intel “Make it Wereable”, destinado a estimular la innovación tecnológica.

“Nosotros nos presentamos al concurso con todas las ganas pero con muy poca fe porque es un concurso internacional donde pueden participar empresas que han tenido 5 millones de dólares de inversión”.

Entre los finalistas de este concurso hay proyectos del más alto nivel a los que First V1sion se tendrá que medir el próximo 2 de noviembre en Silicon Valley. “Tenemos más ilusión que nunca, le estamos poniendo muchas ganas y esperamos ser ganadores, porque somos muy competitivos y vamos a luchar al máximo, aunque hay proyectos que te dejan con la boca abierta”.

Este proyecto revolucionario a la última en tecnología wereable ha llegado tan lejos gracias a que es muy visual y muy fácil de entender. “Es muy importante, cuando estás vendiendo algo tan novedoso y experimental, poder detectar qué problema estás resolviendo y qué valor está ofreciendo al mercado”.

El punto de inflexión para esta empresa se produjo el día 10 de octubre cuando un equipo de futbol, el Córdoba CF, pasaba a la historia por ser el primer equipo del mundo en incorporar un sistema de retransmisión en la camiseta de sus jugadores. “Ha sido el punto más importante a nivel empresarial desde que empezamos, lo hemos vivido con muchísima tensión, pero lo importante es que ha sido todo un éxito”.

“Para nosotros ha sido un sueño vivirlo y sobre todo, nos hemos quedamos al final con el feedback positivo de los jugadores que nos han comentado que les ha resultado muy cómodo y que les parece muy interesante incorporarlo en el mundo del fútbol”.

Tras este éxito, el objetivo es que Fiirst V1sion siga avanzando con nuevos retos. Por ello están intentado participar en eventos deportivos desarrollando relaciones comerciales con equipos de futbol de primera división y con la ACB.

Económicamente, están preparando un plan de inversión para conseguir recursos que les ayuden a desarrollar un producto propio desde cero y que consiga tener una integración perfecta para el jugador. “Esperamos encontrar muchas oportunidades en EEUU, porque este país tiene un mercado mucho más abierto a este tipo de innovaciones y entienden mucho mejor el show que hay detrás del mundo del deporte”.

First V1sion afronta el futuro con optimismo. "Nuestra mayor ambición es que un producto de esas características nos permita liderar esta nueva categoría que estamos creando en la retransmisión en primera persona en deportes de vehículo a motor”, concluye Jose.