¿Cuál es la mejor opción para el cliente?

Financiación de coches: más ventajas que las fiscales

El mercado del renting busca ampliar a particulares sus servicios con la finalidad de incrementar su cuota de mercado, que se ha visto dañada al estar dirigida básicamente a empresas. El mercado de particulares también está sufriendo la ausencia de financiación, al igual que empresas y autónomos.

Financiación de coches: más ventajas que las fiscalesFinanciación de coches: más ventajas que las fiscales
  • linkedin
  • google+


Así pues, ante empresas que quieren vender y clientes que necesitan comprar,  ¿cuál es la mejor opción para el cliente? Desde las compañías de renting ofrecen a los particulares un vehículo en la modalidad de renting, para lo que están luchando por ventajas fiscales que hagan decidirse a los clientes por este servicio en lugar de por la compra directa del vehículo.



La idea de ofrecer a particulares un vehículo en la modalidad de renting que pueda tener  ventajas fiscales es del todo halagüeña. Hemos de pasar por una reforma fiscal que amplíe a las personas físicas, las ventajas de las que disponen las empresas que contratan vehículos en la modalidad de renting. Así, debemos pensar en soluciones a más corto plazo, para que dichos particulares puedan ver satisfecha su necesidad de disponer de un vehículo.



En la línea de ofrecer siempre una rápida solución a sus clientes, Gedesco ofrece un producto, orientado además de a pymes y a autónomos, también a particulares, como es la financiación de vehículos.



Un producto pensado para aquellas personas que necesitan un coche, en muchos casos para poder acudir a su trabajo diario y se encuentran con algo muy común en estos tiempos: la ausencia de financiación. Ante la necesidad de obtener un vehículo, Gedesco ofrece la financiación del mismo, aportando al cliente la comodidad de tener en una sola cuota su previsión de gasto mensual cubierta, ahorrando tiempo y dinero.



Entre los gastos que el cliente se ahorra eligiendo esta modalidad, se encuentran el seguro del coche -incluido en la cuota de financiación-, los gastos de ITV y el impuesto de circulación, gastos que van parejos al hecho de tener un vehículo y que todo particular tiene que cuenta antes de realizar una inversión.