Fernando Alonso, decadencia de un deportista ¿y del empresario?

Un magnífico piloto que no ha tenido buena suerte estos años ni en la competición ni fuera de ella

Fernando Alonso, decadencia de un deportista ¿y del empresario?Fernando Alonso, decadencia de un deportista ¿y del empresario?
  • linkedin
  • google+

El bravo corredor asturiano fue bicampeón del mundo en 2005 y 2006, tres veces subcampeón en 2010, 2012 y 2013, ahora está al lado de otro español, Carlos Sainz jr.  Este ovetense nacido en 1981, ha tenido un enorme tirón popular que generó un talento innato para el deporte, llegando a conseguir patrocinadores principales para las escuderías en las que militó. Telefónica con Renault, Vodafone con McLaren y Banco Santander con Ferrari. La marca de champagne Chandon es el sponsor del equipo británico, al que ha vuelto el español sin el tirón de hace unos años.

Alonso está en el puesto 17 de los deportistas mejor pagados del planeta, con unos ingresos totales de 35, 5 millones de dólares, de los que 34 son por el contrato con McLaren y 1,5 de endosos, lo que los patrocinadores pagan por usar su imagen pública y actos promocionales a los que asista. Estas asistencias se tarifan por horas y el horario se cumple escrupulosamente. Las cifras le colocan como el español mejor pagado, por delante de Rafa Nadal que ocupa el puesto 22 con 32,5 millones de dólares, 28 millones de ellos en endosos.

Desde que debutara en la F1 con Minardi hace 15 años, Fernando ha estado recibiendo ingresos cuantiosos, pero ya no son los mismos que después de ganar los dos campeonatos mundiales, en los cuales el salario como piloto era bastante menor y la publicidad era una mina de oro.  En 2007 fue el protagonista de 3 de las 10 campañas de publicidad más efectivas, Tag Heuer, Banco Santander y Mutua Madrileña.

En los últimos años lo vemos menos, ha dejado de tener es imagen potente como lo fue hace años, algo que no ha ocurrido con Nadal y Gasol. La popularidad es un hecho que afecta de manera considerable a los negocios. A pesar de esto sigue teniendo una vida privada bastante hermética, cuidando de ello su representante, mánager y hombre de confianza, Luis García Abad.

Alonso tiene diversificadas sus inversiones entre productos financieros con garantía de capital e inversiones inmobiliarias, así como actividades empresariales con socios de gran experiencia en el mundo de los negocios. Además, Alonso tiene dos sociedades para gestionar sus asuntos: Gespuam SL (Cuentas y Pérdidas y Ganancias de GESPUAM SL), absorbida este año por su otra empresa DAF 5 Management SL (Cuentas y Pérdidas y Ganancias de DAF 5 MANAGEMENT SL). Sus padres son los que aparecen como titulares.

Un proyecto destacable que estuvo a punto de salir, fue la compra de los derechos del equipo Euskaltel, su pasión por el ciclismo y su amistad con Chechu Rubiera y Samuel Sánchez, corredores asturianos, lo llevo a plantearse apadrinar esta formación que contaba con la máxima ambición en el pelotón internacional. Todo se rompió por los problemas con Ferrari y su posterior cambio de escudería.

El proyecto que no fracasó, fue la puesta en marcha del Complejo Deportivo Fernando Alonso, el cual nació bajo los auspicios del Gobierno del Principado de Asturias, el cual incluía un circuito de karting y un Museo.

La administración asturiana mediante una Fundación gestionó todo el proyecto, el proyecto tardó 7 años en ponerse en marcha, pero en junio 2015 se abrió el museo donde hay 270 piezas cedidas por la Fundación Fernando Alonso donde se encuentran todos los monoplazas que ha conducido desde que comenzara a competir con 3 años hasta hoy, así como demás objetos y las dos réplicas de sus trofeos de campeón del mundo, unas réplicas por las que tuvo que pagar 70.000 cada uno.

En la actualidad la vida de Fernando Alonso está en Oviedo, aunque hasta 2011 estuvo unos años en Suiza. La mudanza le costó 60 millones en impuesto. Dubái o Londres son dos ciudades donde también suele pasar largas temporadas.

 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.