Juan Béjar se marca un plazo de tres años para la renovación

FCC sustituirá a su equipo directivo por profesionales más preparados

El consejero delegado de FCC, Juan Béjar, ha asegurado que la compañía está inmersa en un proceso progresivo para sustituir su equipo directivo por profesionales más preparados, un objetivo que tiene completado en un 40% y que espera tener cerrado en un plazo de tres años.

FCC sustituirá a su equipo directivo por profesionales más preparadosFCC sustituirá a su equipo directivo por profesionales más preparados
  • linkedin
  • google+


En un encuentro organizado por la escuela de negocios Esade, Béjar ha explicado que la finalidad es contar, en el plazo más corto posible, con un equipo directivo de unas 300 personas que tengan mentalidad global.


De cara al futuro, la compañía espera lograr un EBITDA de unos 1.100 millones de euros, situar la deuda por debajo de 5.000 millones y lograr un flujo de caja de 850 millones.


Béjar ha identificado cinco problemas que atravesaba la compañía antes de acometer el cambio en su cúpula directiva: el evidente exceso de deuda, un negocio de construcción y cemento muy afectados por la crisis en España, un proceso de expansión internacional con falta de recursos y rentabilidad o una estructura sobredimensionada que se encontraba alejada de los negocios.


Con respecto al negocio cementero, que la compañía canaliza a través de su filial Cementos Portland Valderrivas, Béjar ha subrayado que la compañía registró el pasado mayo un incremento del 12 % en la demanda de cemento que responde al incremento de la actividad y al repunte de la licitación pública.


Sin embargo, ha subrayado, las cifras son aún dramáticas con un consumo de cemento que se situó en el entorno de los 10 millones de toneladas a cierre de 2013, una cifra que se sitúa en los valores registrados durante la Guerra Civil y que contrasta con los 56 millones que se contabilizaban durante los años del "boom". "No es difícil internacionalizarse sino ganar dinero con ello", ha agregado.


Tras la puesta en marcha de las nuevas líneas estratégicas y la reducción de la estructura del grupo, que conllevó un gasto de 475 millones el pasado año (actualmente esta cifra se reduce a 193 millones), FCC es ahora "más viva, eficaz y con más nervio", ha insistido Béjar, quien ha apostado por "escapar" de la financiación bancaria.


Entre las fortalezas de FCC, Béjar se ha referido al negocio del agua integrado en Aqualia y a los servicios medioambientales, con los que aglutina el 40 % del mercado en España. Este área, ha indicado, ha presentado un EBITDA resistente durante la crisis que se ha visto apoyado por los planes de pago a proveedores, con los que la compañía ha logrado cerca de 1.000 millones.