Entrevista con José de la Gándara, CEO de juguetes Famosa

"Nuestro cambio de paradigma fue pasar de empresa exportadora a multinacional"

La compañía de juguetes Famosa lleva desde 1957 ofreciendo a sus fieles clientes la mejor selección de productos para los más pequeños de la casa. José de la Gándara, CEO de la empresa, cuenta a infocif.es los pasos que ha dado la compañía tanto fuera como dentro de España. 

Famosa lleva fabricando muñecas desde 1957Entrevista con José de la Gándara, CEO de juguetes Famosa
  • linkedin
  • google+

¿Cómo fueron los inicios de Famosa?

Famosa se fundó en 1957. Es una historia curiosa porque se fundó en un momento en el que había muchos pequeños fabricantes en el 'Valle del Juguete' de Alicante compitiendo entre sí. Pero todos ellos se dieron cuenta que venía un cambio tecnológico muy relevante, que era la aparición del plástico y de la fabricación de juguetes de plástico a la que ellos no podían acceder. Entonces, 25 de esas pequeñas empresas consiguieron agruparse en lo que se constituyó como Famosa.

¿Continúa siendo una empresa familiar o tienen socios financieros?

A finales de los noventa, la compañía se vendió a unos fondos de capital riesgo con el objetivo de modernizarla y hacerla internacional; más adaptada a los tiempos. Desde entonces ha pasado por otros dos fondos, pero en este momento la compañía pertenece al fondo de capital riesgo americano Sound Capital y ha dejado de tener el carácter familiar que tuvo hasta finales de los noventa. Hoy es una compañía con un socio financiero.

Famosa es una marca asentada desde hace años en la mente del consumidor, ¿sientes responsabilidad por tener que mantener ese patrimonio?

Hasta cierto punto sí. Incluso, algunas veces, cuando hacemos reuniones de trabajo se plantea que uno de los valores de la compañía es la conjunción de tradición e innovación. Una de las grandes dudas es qué es lo que hay que conservar sin que parezca rancio y qué es lo que hay que innovar sin perder la esencia de los que hemos sido. Por supuesto que tenemos una responsabilidad, Famosa es una marca casi patrimonial de todos los españoles y nos encanta serlo, es una gran ventaja. Hay que hacerlo bien, no quedarse en los laureles, hay que seguir creando confianza en la marca.

¿Cómo se hace para mantener viva la marca Famosa entre las nuevas generaciones?

Al final hay un equilibrio entre tradición e innovación. Una de las cosas que tenemos claras en Famosa es que debemos tener claro lo que debemos hacer y lo que no. Nosotros nos dedicamos a juguetes tradicionales para niños de entre 2 y 8 años y ese el éxito de Famosa en los cincuenta años de existencia de la casa y pretendemos que ese sea el éxito para los próximos años.

¿Cuáles son las claves para mantener el éxito en un sector tan castigado en los últimos años?

Tener claras las esencias, volver a lo que se hace bien, reforzarlo y, sobre esa base, innovar. Evidentemente los niños y niñas siguen jugando con las muñecas y con patrones de juego con los que se divertían otras generaciones, pero adaptados a los gustos de hoy en día, a las modas. Ese constante equilibrio entre tradición e innovaciones creo que es el secreto del éxito. En un sector como este hay que estar a la última.

¿Cuándo deciden internacionalizar el negocio?

Famosa casi desde el principio se convirtió en una compañía exportadora y además muy conocida en toda Europa, ya en los años 60 y 70 había mucha exportación. Es cierto que ha habido altibajos, por ejemplo, en la última gran crisis que pasamos en 2008-2009 tomamos una firme determinación de que estaba claro que con la crisis el mercado español iba a dar de sí lo que da de sí, y si queríamos crecer tenía que ser a base de un esfuerzo de internacionalización. El cambio de paradigma fue pasar de ser una empresa española que exporta a ser una empresa multinacional.

¿Qué tipo de problemas os habéis encontrado al fabricar vuestros productos en China?

Lo primero que ocurre en China como mercado es que, así como en Occidente, Europa o América los niños reciben juguetes como regalo, allí no es así. Además, es la gran fábrica de juguetes del mundo, más del 80% se fabrican en China. Por lo tanto, es entrar en un mercado tremendamente cubierto por la propia producción. Y por último, en ese mercado tan competido lo relevante es tener marcas, con lo cual, poniendo todo eso junto, hace que sea para nosotros muy difícil penetrar en un mercado como el chino. Por eso nuestras prioridades siguen estando en Europa y América, aunque aún nos queda mucho que hacer.

¿Qué puede aportar a una empresa como Famosa fabricar juguetes en España en vez de en China?

Nosotros fabricamos en China y en España, dependiendo del tipo de juguete y dependiendo de lo difícil que sea el transporte, la cantidad de mano de obra, etc. Fabricar en España tiene muchísimas ventajas como son la flexibilidad, el control, los procesos productivos... Fabricar en China tiene una grandísima ventaja y es el coste de mano de obra que es entre 15 y 20 veces inferior al coste de la mano de obra en Europa. En un sector como éste, tan intensivo en mano de obra, casi todas las operaciones son manuales, y por esa diferencia en costes es inviable hacerlo ni en Europa ni en América.

Un caso de éxito posee cifras de éxito...

El 2013 para nosotros se cerró en agosto con una cifra de facturación de 209 millones de euros y esto supuso un 2% del crecimiento sobre el año anterior. Principalmente, este crecimiento vino por dos razones: ese año fiscal del 2013 incorporaba la navidad de 2012 porque empezamos el año fiscal en septiembre del 2012 y terminaba en agosto del 2013.

La navidad de 2012 fue muy dura, el mercado cayó un 10% en España. En ese contexto, no conseguimos las cifras que esperábamos pero aun así crecimos en Francia, Italia, México y EE.UU. Eso es lo que nos ayuda a que, a pesar de que el consumo doméstico es muy bajito, la compañía sigue creciendo.

¿Cuál es la meta para este año?

Este año contable que hemos iniciado en septiembre del 2013 nos volvemos a plantear el reto de crecer hasta los 225 millones.