Familias viajeras, sacando partido a un envidiable modo de vida

Tenían una vida “normal”, trabajos, familia… Muchos tildan su forma de vida de locura, pero estas familias viajeras se lanzaron a emprender otro modo de vida, y nos les va nada mal.

Familias viajeras, sacando partido a un envidiable modo de vidaFamilias viajeras, sacando partido a un envidiable modo de vida
  • linkedin
  • google+


A quién no le gusta viajar o quién no sueña con recorrer el mundo, descubrir otras culturas en lugares singulares, pintorescos; quién no se plantea varias veces al año qué está haciendo con su vida, cuánto mundo le queda por descubrir y en qué momento se lanzará a descubrirlo. Las familias viajeras de las que os hablamos a continuación se lanzaron, abandonando la seguridad del hogar y la comodidad de la familia, y emprendieron diferentes viajes alrededor del mundo, que hoy recogen en un documental que puedes ver aquí, para abrirnos los ojos y que nos pique el gusanillo viajero a todos.



No son millonarios, ni proceden de familias podridas de dinero que financien sus aventuras sin pedir nada a cambio. Son familias trabajadoras, con las obligaciones con las que todos peleamos día a día, pero con un espíritu especial que hace que su forma de vivir sea viajando, y que les permite lanzarse a la aventura sin temor y sin dejar de disfrutar un solo segundo del viaje.



No son pocos los afortunados que un día decidieron dejarlo todo, comprar un billete de ida a cualquier parte para todos los miembros de la familia y partir sin mirar atrás y sin saber cuándo volverían a las comodidades de una vida convencional. Verdaderos emprendedores en experiencias de vida, se adaptan a los lugares que los reciben como si fueran un miembro más de esa nueva sociedad, sus hijos aprenden sin cesar en cada nuevo hogar que los acoge, y día a día, durante meses o años, acumulan un sinfín de experiencias de valor incalculable en familia.



 





 



En bicicleta, en autocaravana, por un solo continente o saltando entre varios, estos emprendedores son capaces de romper con todo y comenzar con una nueva vida cargados de energía y abiertos a aprender de cada experiencia, imposible crecer más. Además no tienen problemas de conciliación ni de horarios, la familia viaja junta, rompiendo mitos sobre las dificultades tanto técnicas como económicas de viajar con niños, y enseñando a las futuras generaciones la riqueza del mundo y cómo se pueden superar dificultades y retos sin dejar de aprender y disfrutar en todo momento.



Prácticamente todas las familias viajan con lo puesto, sin lujos ni comodidades, porque su lujo y su máximo placer es el poder estar viajando. Tampoco buscan ni cuentan con sponsors, y tampoco escriben en un blog donde poderlos seguir en sus viajes, simplemente viajan en familia. Es el caso de la “casi imposible de localizar” familia Gil-Fenouil, que no dejan de recorrer mundo aunque no lo actualicen en ningún o blog o página web.



Otros muchos sí cuentan sus aventuras y desventuras en blogs, si cuentan con patrocinadores, que nunca viene mal, y nos regalan una impagable ventana al mundo. Lo que muchos tienen en común es que comenzaron a viajar con un número de miembros determinado en la familia, y cuando volvieron a casa la familia había aumentado. Este es el caso de Max y Susagna, como cuenta él, su "primer gran viaje fue con nuestra hija cuando contaba tres años. Recorrimos Ecuador, Panamá, Nicaragua y Costa Rica en siete meses de una ruta slow travel, a nuestro ritmo. Una experiencia inolvidable de la cual vinimos con dos hijos más: un bebé y el proyecto de Familias en Ruta". Max cree que no hay mejor título que el de la mundología y se define como amante de los viajes como alimento para el alma, por ello, creó junto a Susagna el blog “Familias en Ruta”.



Familias en Ruta nació como un blog con el que Max, Susagna y su familia viajera podían comunicarse, compartir información útil y establecer complicidades con otros viajeros con niños. Hoy en día, Familias en Ruta ha crecido mucho, es toda una comunidad de viajeros donde se comparten experiencias e información relevante para familias viajeras, y donde se puede encontrar un delicioso documental que todas estas familias confeccionaron para deleitar a viajeros y soñadores, que es de licencia libre además. Pero en Familias en Ruta también han querido apostar por convertirse en un proyecto de emprendimiento a favor de un turismo familiar responsable y de calidad que siguen impulsando con la misma ilusión que el primer día, para ellos todo un lujo y un auténtico sueño hecho realidad, que demuestra que si tu proyecto de verdad te apasiona y trabajas en él sin rendirte, sin hacer caso de aquellos que te tildan de loco siempre llega lejos.



 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.