Tutoriales

Estos son los principales costes de una empresa

Toda empresa debe afrontar una serie de costes durante su actividad diaria que se deben tener en cuenta a la hora de estimar si realmente un negocio es viable o no. Hay que tener en cuenta que, a partir de los beneficios que se obtengan en cada periodo, hay que ser capaces de recuperar la inversión inicial (más el interés correspondiente en caso de haber precisado financiación) y todos los gastos corrientes de la actividad. A continuación, ofreceremos un listado de aquellos gastos y costes más habituales.

Costes empresaCostes empresa
  • linkedin
  • google+

¿En qué gastos incurre toda empresa?

Antes de iniciar una aventura empresarial o abrir un nuevo proyecto, hay que estimar si éste será rentable. Para ello, hay que hacer una comparativa de los gastos que se tendrán que soportar en relación con los ingresos que se estima se van a conseguir.

Los gastos más importantes a considerar a la hora de llevar a cabo cualquier actividad son los siguientes:
 

  • Inversión inicial: toda persona o grupo de inversores, independientemente que financien la actividad mediante recursos propios o se vean obligados a pedir financiación externa, querrán obtener un beneficio de lo invertido en un periodo determinado. Por lo tanto, al estimar los beneficios que se obtendrán, se tiene que incorporar una parte proporcional de lo invertido inicialmente al hacer los cálculos.
     
  • Sueldos y salarios: es, en la mayoría de los casos, la partida más importante. Las personas son la imagen de la empresa y las que desempeñan las funciones que deben permitir a la empresa ser competitiva y conseguir los objetivos que se precisen. Hay un amplio abanico de contratos (explicados en un tutorial anterior) que son más o menos adecuadas según sea el servicio que se quiera cubrir.
     
  • Alquiler: la mayoría de empresas alquilan un local, no lo compran, ya que para ello es necesaria una cantidad de dinero considerable y solamente las grandes empresas se lo pueden permitir. Referente al local, el precio es un factor muy importante, pero también se tienen que tener en consideración otros aspectos:
     
    • Localización: hay que situar el local en un lugar atractivo y que sea accesible al público objetivo al cual dirigirse. Es recomendable pagar un poco más de alquiler a cambio de conseguir una buena localización. En caso de encontrarse en una zona muy alejada de la ideal, probablemente habrá otros negocios más accesibles y los clientes preferirán ir allí en lugar de otro espacio más alejado y sin tantas posibilidades.
       
    • Funcionalidad: el espacio debe de ser adecuado de acuerdo con la imagen que se quiere transmitir y el uso que se hace de él. Así, debe de estar organizado de un determinado modo y resaltar aquellos aspectos que el público objetivo valore más.
       
    • Cumplimiento de la normativa: para abrir un negocio de cualquier tipo, hay que cumplir con unas determinadas exigencias legales en relación a determinadas medidas de seguridad, tamaño o ubicación del mobiliario. Así, por ejemplo, un restaurante debe tener una salida de humos y cumplir un tamaño mínimo determinado en relación al número máximo de clientes que se quiere servir al mismo tiempo.
       
  • Equipo comercial: dar a conocer el producto es básico para que el cliente se sienta atraído por él y lo adquiera. Para ello, hay que contar con un equipo comercial eficiente e involucrado que haga tales funciones. Normalmente, la relación contractual con un comercial es mercantil, de modo que el agente cobra según unos determinados objetivos. Estos objetivos, recordemos, no solamente tienen que ser según el importe de ventas totales, sino que hay que segmentar en productos para que el equipo comercial ponga un énfasis mayor en la venta de aquéllos con un mayor margen de beneficio. Otro aspecto importante es el de poner objetivos de grupo y no solo individuales, para fomentar la cooperación y el compromiso entre ellos.
     
  • Campañas de marketing: hay que dar a conocer el producto mediante campañas en los medios que consumen las personas del público objetivo. Para ello, hay que contratar un equipo que conozca el mercado y que lidere la campaña en cuestión.
     
  • Mantenimiento del inmovilizado: la maquinaria, cada cierto tiempo, precisa de unas revisiones. Algunas son hasta obligatorias por ley, otras sencillamente hay que realizarlas para asegurarse que no habrá ningún problema ni paro en el proceso productivo.
     
  • Amortizaciones: todo bien del inmovilizado, a partir del momento que se usa por primera vez, ya pierde valor. Esta pérdida de valor, que se contabiliza en la cuenta de pérdidas y ganancias como un gasto, puede ser debido a:
     
    • Uso: utilizar repetidamente un determinado elemento provoca que, con el paso del tiempo, no funcione con la misma precisión que al principio y que precise, en el tiempo, de determinadas reparaciones.
       
    • Obsolescencia: la aparición de mejoras tecnológicas que permiten realizar el mismo trabajo pero de una forma más eficiente o rápida.
       
  • Gastos financieros: toda financiación lleva consigo un interés que hay que afrontar y que hay que tener en cuenta.
     
  • Servicios de gestoría: la realización de las tareas contables y administrativas no genera un valor añadido a la empresa y además consume mucho tiempo. Por lo tanto, es recomendable externalizar estas funciones a una gestoría especializada.
     
  • Suministros: hay que hacer frente a los recibos básicos de agua, luz, teléfono o gas. Aquellas empresas que consumen una gran cantidad de uno de estos conceptos pueden intentar negociar con las compañías algún tipo de tarifa beneficiosa.
     
  • Página web: la presencia en Internet es clave para toda empresa. Muchos consumidores se informan por Internet antes de ir a buscar en tiendas. Por lo tanto, es obligatorio disponer de una página web atractiva en la cual se muestre de forma clara los servicios o productos que se ofrecen y a qué precio. El diseño debe ser adecuado al público al cual se quiere dirigir. Así, si se busca un público joven se utilizará un diseño más informal o desenfadado y, por el contrario, un público más exclusivo preferirá algo más sobrio y tranquilo. Además, un número importante de consumidores realizan compras por Internet, por lo que cada vez es más recomendable ofrecer la posibilidad de adquirir productos mediante este canal.
     
  • Posicionamiento en Internet y en las redes sociales: no basta con ser en Internet, sino que hay que ser accesibles. Para ello, hay que estar situados en las primeras posiciones de los buscadores, especialmente Google. Para conseguirlo, hay que invertir dinero en especialistas en posicionamiento SEO y SEM.
     
  • Material diverso: todo el material que se deberá emprar para realzar las tareas más administrativas.
Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.