El IVA más alto es el de Hungría (27%)

España tiene el IVA por debajo de la media de la UE, al contrario que el impuesto de sociedades

España, con el 21%, tiene un tipo de IVA más bajo que la media de la Unión Europea (21,54%), mientras que en el impuesto de sociedades se sitúa por encima de la UE (21,34 %), incluso después de la reforma (28% en 2015 y 25% en 2016), según un estudio de KPMG.

España tiene el IVA por debajo de la media de la UE, al contrario que el impuesto de sociedadesEspaña tiene el IVA por debajo de la media de la UE, al contrario que el impuesto de sociedades
  • linkedin
  • google+


El responsable del área de Tributación Indirecta de KPMG, Celso García, destaca que en los últimos años las subidas de los tipos de los impuestos indirectos, sobre todo en los últimos años, se está convirtiendo en el sistema preferido de los gobiernos para intentar recaudar fondos.



García destaca que el grado de complejidad de los impuestos indirectos va en aumento y añade que cambian muy rápidamente en un número significativo de países del mundo.



El tipo de IVA más alto es el de Hungría (27%) y el de Islandia (25,5%) y el más bajo es el de Aruba (1,5 %).



El responsable del área del Impuesto de Sociedades de KPMG Alberto Estrelles indica que uno de los retos más importantes es que hay que ser conscientes de que la legislación fiscal es local, pero las empresas son globales.



En este sentido, subraya que el hecho de aplicar leyes fiscales nacionales a empresas que operan a escala internacional plantea problemas.



El tipo más elevado del impuesto de sociedades es el de Emiratos Árabes Unidos (55%) y el más bajo el de Montenegro (9 %).



Estrelles señala que el tipo impositivo no es totalmente determinante para los inversores extranjeros.



A su juicio, también analizan el tipo efectivo y consideran los diferentes incentivos y las restricciones fiscales a la deducibilidad de gastos.



Asimismo, recalca que la seguridad jurídica es un aspecto básico para que los inversores tomen sus decisiones.



KPMG aconseja que las empresas tengan en cuenta en sus políticas la optimización fiscal como consecuencia del incremento de la regulación, el control del riesgo fiscal y la comunicación transparente con gobiernos, grupos de interés y medios.