España sin miedo a la innovación en el mundo del motor

Los retos son muchos pero parece que nuestra industria está dispuesto a asumirlos

España sin miedo a la innovación en el mundo del motorEspaña sin miedo a la innovación en el mundo del motor
  • linkedin
  • google+

El sector del motor es uno de los que más cambios sufre. Está en una necesidad de evolución continua y en los últimos años ha visto como nuevos enemigos se han sumado, caso de Tesla, Uber, Apple o Google. Los gigantes tecnológicos han apostado por el sector debido a sus grandes posibilidades.

El entorno cambiante en el que vivimos afecta a multitud de sectores: periódicos sin papel. Entidades bancarias sin oficinas y coches sin conductor entre otros muchos campos. La industria automovilística española quiere adaptarse a estos nuevos tiempos para continuar siendo competitiva ante un panorama incierto de futuro.

Las principales recetas para afrontarlo son las siguientes:

  • Motor de la industria española: El 9% de la población activa de nuestro país trabaja en la industria del automóvil. Siendo España el segundo productor de coche en la Unión Europea y el octavo a nivel global. La administración debe reforzar aún más si cabe la defensa de este sector económico.
  • Car sharing: Compartir trayectos o alquilando automóvil que uno tiene cuando no se usa está calando. Para moverse por las grandes ciudades es una alternativa válida que sumar al transporte público y al taxi.
  • Ser aliados del coche autónomo y conectado: Esta es una de las tecnologías más recientes y supone un verdadero reto para la industria el vender coches sin conductor. La experiencia que se va a poder vender no será el entusiasmo por conducir, sino el transporte en sí.
  • El coche eléctrico: Sigue siendo una de las eternas promesas, pero parece no avanzar al ritmo en que se pronosticaba. Uno de los principales problemas es encontrar la sostenibilidad económica a este modelo. Aunque si se cree que en las ciudades los vehículos eléctricos terminarán imponiéndose.
  • El coche a la medida del consumidor: Si uno lo piensa bien, antes la gente solía ir a cinco concesionarios hasta decidirse, ahora en uno solo tienen toda la información. El consumidor, además, quiere un modelo con un equipamiento determinado, lo que hace que se pueda hablar de casi un coche a la carta. El cliente es ahora el que manda.
  • Apostar por la rentabilidad y la competitividad:  Este punto está bastante relacionado con el anterior. Si cada usuario demanda un coche distinto, se debe adaptar la industria a ello.

El camino de la industria del automóvil es apasionante, pero como muchos sectores, está viendo como la tecnología avanza rápidamente. Adaptarse en el momento y grado justo será vital para el éxito empresarial de nuestro país.

 

 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.