¿Es posible comenzar un negocio sin solicitar un crédito?

Iniciar un negocio propio parece una idea atractiva, ya que en torno a ella se identifican conceptos como independencia, trabajo por cuenta propia o posibilidades de realizar un plan de negocio a medida. Pero estas ideas suelen chocar con una realidad diferente, en la que se incluye la necesidad de tener que solicitar un crédito empresarial inicial para poner en marcha el negocio.

financiacion¿Es posible comenzar un negocio sin solicitar un crédito?
  • linkedin
  • google+


Muchos emprendedores ven esta posibilidad como un contrato al que se atan desde el principio, algo así como una carga que afrontarán nada más comenzar y durante mucho tiempo, y que dificulta las posibilidades de que la actividad empresarial sea una realidad que ofrezca una independencia real en el trabajo. Por lo tanto, ¿es realmente imprescindible pedir un crédito al banco para comenzar un negocio?



Aunque es cierto que para emprender hay que hacer una inversión inicial bastante elevada, el total necesario para poner en marcha una empresa dependerá del tipo de negocio y del plan inicial de implantación, así como de los planes de desarrollo.



Teniendo en cuenta que no todos los negocios son iguales, y que no siempre es necesario gastar mucho al principio, un buen plan de inicio de la actividad unido a la búsqueda de alternativas al crédito bancario pueden hacer que emprender sin préstamos sea una realidad.



Algunas ideas para evitar solicitar créditos

 



  • Reducir la inversión inicial


Es lógico pensar que cualquier emprendedor quiere lo mejor para su negocio y también es recomendable no olvidar que reducir costes a base de restar calidad al servicio no es la mejor solución para atraer a los clientes y menos en un negocio que comienza.  Pero, entre uno y otro concepto hay un amplio margen en el que se puede ofrecer un buen servicio, con una calidad adecuada y sin tener que hacer la inversión más alta.



La fórmula sería algo así como reducir costes, pero al iniciar la actividad. Para conseguirlo, se puede revisar el plan inicial de la actividad en busca de aquellos aspectos en los que en lugar de hacer un gran desembolso al principio, se podría pensar en ir aumentando la inversión a medida que la empresa crece.



Ejemplos claros de aspectos en los que se podría reducir la inversión inicial son el número de trabajadores mínimos necesarios hasta que la empresa despegue, el número de vehículos, la maquinaria o herramientas, o incluso el alquiler del espacio de trabajo. Para comenzar su actividad, cada vez son más las empresas que optan por el coworking, una alternativa al alquiler tradicional de espacios que permite reducir el gasto en el inmueble y, de paso, reducir los costes de servicios básicos (agua, electricidad…)

 



  • Conseguir clientes fijos con rapidez


Cuando la empresa inicia sin haber solicitado un crédito, el pago de los gastos de la empresa se hace a partir de las ganancias que esta obtiene, así que la necesidad de empezar a ganar dinero rápido es prioritaria.



Es por ello que la fidelización de clientes es uno de los objetivos a alcanzar y, en este sentido, hay que hacer acopio de imaginación y de creatividad para conseguir captar la atención de los potenciales clientes en el menor tiempo posible, para que se conviertan en compradores.



La fórmula ganadora para conseguir clientes en el menor tiempo dependerá del tipo de negocio y de las características del mismo, pero entre las estrategias que se pueden emplear conviene incluir el uso de las redes sociales para el marketing o de marketing de tipo “boca a boca”, con descuentos por traer a amigos.



La inclusión de una “oferta gancho”, un plan de fidelización que puede incluir sorteos, un programa de puntos, o los descuentos especiales para compradores de grandes volúmenes de producto son buenos recursos para atraer a clientes hacia nuestro negocio.

 



  • Facturas negociables con los proveedores


Tener clientes rápidamente permite que el negocio pueda empezar a trabajar con sus propios recursos en menos tiempo, pero en esta fórmula también hay que tener en cuenta el papel de los proveedores.



Muchas empresas que provén a terceros lo hacen emitiendo facturas a 90 días, negociar los pagos con los proveedores para aumentar el tiempo de vencimiento de las facturas ayuda a iniciar la actividad empresarial sin necesidad de hacer frente a créditos para comenzar.

 



  • Evitar el riesgo de impagados


Una empresa que inicia gastando poco o evitando pedir créditos, es una empresa que no puede permitirse el retraso en el cobro de las facturas de clientes, sobre todo, de aquellos que hacen grandes pedidos.



Para ello, existen herramientas que permiten minimizar el riesgo de impagados, entre ellas, está la solicitud de informes de riesgo o informes comerciales de Infocif.es, con información valiosa para gestionar a clientes y proveedores, y que se convierte en un recurso muy útil para aumentar considerablemente el número de facturas pagadas a tiempo.

 



  • Conseguir financiación ventajosa


En función del tipo de negocio será posible conseguir iniciar sin solicitar un crédito, o no. Si, a pesar de todo, al emprender hay que recurrir a un préstamo inicial, antes de acudir al banco para solicitar un crédito para tu empresa conviene conocer las distintas alternativas a los créditos tradicionales, que ofrecen interesantes ventajas de financiación y una reducción en los intereses.



Para las empresas que inician su actividad, una de las alternativas son los créditos ICO, que ofrecen créditos con tipos de interés muy bajos. Este tipo de préstamos han sufrido un descenso en los últimos años, sin embargo, recientemente ha comenzado a repuntar el porcentaje de inversiones concedidas.



La diversificación de financiación también puede ser una buena opción. Por ejemplo, la alternativa a los bancos son las compañías de inversión privada, entre las que se incluye Bravo Capital, que canaliza el dinero de inversores en forma de fondos para empresas e instituciones, ofreciendo soluciones a medida de cada negocio.

 



  • Un plan de empresa previsor


Iniciar un negocio sin solicitar créditos es posible, pero antes de tomar esta decisión es conveniente realizar un buen plan empresarial con una previsión de gastos realista y detallada, teniendo en cuenta que será necesario un periodo de tiempo aproximado de un año hasta que la empresa comience a dar beneficios.



En el caso de que sea necesario solicitar dinero para comenzar un negocio, informarse de las diferentes opciones para obtenerlo lleva algo de tiempo, es cierto, pero supone un importante ahorro, así como la tranquilidad hasta que la empresa comience a dar resultados sin reducir la calidad del servicio y con un negocio acorde con el plan del emprendedor.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.