Entrevista con Hilario Alfaro

“Es momento de arriesgar y de apostar, y quien no lo haga, se equivoca”

Es momento de apostar y de arriesgar y quien no lo haga ahora, se equivoca”. Así de tajante se mostró Hilario Alfaro, Presidente de la Confederación de Comercio de Madrid (COCEM) y propietario de las tiendas Alfaro 1926, quien entiende que el momento es propicio para emprender. 

“Es momento de arriesgar y de apostar, y quien no lo haga, se equivoca”Hilario Alfaro, presidente de la Confederación de Comercio de Madrid (COCEM)
  • linkedin
  • google+

“Ahora es cuando los locales están más bajos, ahora es cuando puedes elegir entre gente mejor preparada para formar tu equipo, porque por desgracia hay cinco millones y pico de parados. Es momento de invertir y de arriesgar”, explicó.

Para Alfaro, el sector en el que emprender no debe depender del momento económico por el que éste atraviese, sino por el conocimiento que el emprendedor tenga de él. Una vez escogido el campo en el que vamos a desarrollar nuestro negocio, tenemos que buscar una idea y perseguirla hasta el final.

“Métele tiempo, mételo esfuerzo, mételo trabajo, métele dinero, que lo necesitarás, y pela hasta el final. Y si caes, que la mayoría se cae, pues hay que levantarse”, exclamó Alfaro, que asegura que la cultura de volver a empezar no existe en España, a diferencia de Estados Unidos, donde en su opinión está muy valorado haberse caído, haberse levantado, haber tenido otra idea y sacarla adelante.

Este emprendedor entiende que en España se ve el fracaso como algo negativo, sin embargo, él asegura que “del fracaso se aprende bastante más que del acierto”.

Alfaro es un convencido defensor de las bondades del emprendimiento, aunque la mayoría de sus compatriotas no lo compartan, o por lo menos no tengan ese valor necesario para arriesgar, y es que en su opinión, los españoles somos los menos emprendedores.

En la actualidad siete de cada diez personas prefiere ser funcionario, o trabajar para otro, a ser empresario, cuando lo que realmente crea empleo y da riqueza a un país es el número de emprendedores”, sentenció Alfaro, que cree que deberíamos cambiar esta mentalidad.

De entrada, el problema está en la educación, en los colegios y en las universidades donde no se fomenta la actitud de emprender. Para que cale el mensaje hay que empezar a educar a las personas en este sentido desde niños”, recomendó, a la vez que concedió que “no hay mejor cosa en la vida que ser su propio jefe”, respetando siempre a aquellos que prefieren trabajar por cuenta ajena.

Cambiando de tema, Alfaro nos hizo una breve síntesis de la situación actual del consumo en España y de cuáles son los problemas principales y dónde se encuentran las soluciones.

“La crisis empieza en julio de 2007, y ya llevamos seis años arrastrándonos. El consumo está ahora, entre todos los sectores, entre un 40 y un 50%  por debajo de las ventas que se hacían en esas fechas”, aclaró Alfaro, quien aseguró que a los comerciantes les queda ya poco pulmón aguantar los últimos metros de la crisis, aunque en su opinión “esto empieza a estar un poquito mejor”.

Y ¿cuál es el problema principal de las pymes? La tan mencionada financiación, que sigue sin llegar a las empresas y que impide a estas poder reciclarse para ser más competitivas.

Lo primero que necesitamos ahora mismo es que la financiación llegue a las pymes, eso es lo primero, porque si no, por muchas herramientas de última tecnología y tal que utilicemos, si no tenemos financiación, va a ser muy difícil”, concedió Alfaro, quien opina que una vez fluya el dinero, habría que invertir en formación del personal, y en nuevas tecnologías - comercio electrónico, redes sociales etc. - que “es por donde van los tiros”.

Sin embargo, para que los comercio puedan disponer de este capital para mejorar su competitividad, todavía faltarían por lo menos dos años, según reconoció este empresario, quien a pesar de que Botín dijera que el dinero está entrando en España por todos los lados, la economía real de este país, en definitiva las pymes, no notarán este supuesto incremento del flujo monetario hasta bastante más adelante.