Infocif muestra en sus perfiles de empresas a los primeros emprendedores de responsabilidad limitada

Protege tu vivienda con la figura de Emprendedor de Responsabilidad Limitada (ERL)

La nueva figura del Emprendedor de Responsabilidad Limitada (ERL), estrenada con la reciente ley de apoyo a los emprendedores, permite por primera vez a los empresarios individuales limitar la responsabilidad sobre sus deudas profesionales.

Protege tu vivienda con la figura de Emprendedor de Responsabilidad Limitada (ERL)Protege tu vivienda con la figura de Emprendedor de Responsabilidad Limitada (ERL)
  • linkedin
  • google+

¿Qué es?

Emprendedor de Responsabilidad Limitada (ERL) es una figura creada en la nueva ley de apoyo del emprendedor de 2013 y a la que pueden acogerse los empresarios individuales para proteger una parte de su patrimonio, específicamente la vivienda habitual, ante posibles deudas de la actividad empresarial.

¿Qué ventajas tiene?

La característica primordial es la protección de la vivienda habitual, aunque queda excluida la protección ante deudas contraídas antes de inscribirse como ERL, las deudas de las actividades personales –no relacionadas con la actividad profesional- y las deudas de derecho público, es decir, las adquiridas con Hacienda y la Seguridad Social. El empresario tampoco estará asegurado ante casos de fraude o negligencia grave ante terceros.

¿Qué problemas soluciona?

La protección del patrimonio personal de los empresarios es una reclamación clásica de los emprendedores. Esta figura se puede considerar un primer paso en esa dirección, aunque esté circunscrita a la vivienda habitual y estén excluidos algunos tipos de deudas.

Requisitos para poder beneficiarse de la protección de la vivienda

Para poder lograr la protección de la vivienda habitual, ésta debe tener un valor inferior a los 300.000 euros en el caso de que esté situada en una población de menos de 1 millón de habitantes. En el caso de que estén sitas en una ciudad mayor, la protección alcanza a viviendas de hasta 450.000 euros.

Obligaciones del empresario

Una vez inscrito como ERL, el empresario está obligado a formular, depositar y, en caso de que cumpla los requisitos, auditar las cuentas anuales de su actividad. El incumplimiento del plazo de depósito de cuentas, que es de siete meses una vez concluido el ejercicio, supone la privación del derecho de protección de la vivienda habitual.

Cuando el empresario tribute en régimen de estimación objetiva –conocido como el ‘régimen de módulos’-, podrá cumplir con las obligaciones depositando un modelo estandarizado de doble propósito fiscal y mercantil.

¿Cómo darse de alta?

Para lograr la protección de la vivienda habitual, el empresario deberá inscribirse dentro de esta figura en el Registro Mercantil más cercano a su domicilio. El Registro Mercantil expedirá una certificación y la remitirá telemáticamente al Registro de la Propiedad durante el mismo día hábil para que éste apunte la desvinculación de la vivienda habitual de las posibles deudas derivadas de su actividad profesional del empresario. Estos dos trámites tienen un coste total de 64 euros si se realizan por vía telemática.

Críticas a la regulación del ERL

Las principales críticas a la nueva regulación del Emprendedor de Responsabilidad Limitada (ERL) vienen por la falta de ambición mostrada por el legislador, que solo protege la vivienda habitual y lo hace hasta solo un determinado valor.

Este alcance limitado de la protección también afecta a la exclusión de las deudas de derecho público y las negligencias graves y fraudes. Una de las principales críticas es el aumento de gastos administrativos para el empresario, ya que hay que depositar y, en algunos casos, auditar las cuentas.

Los ERL ya están en Infocif

La inscripción de los Emprendedores de Responsabilidad Limitada aparece en el Boletín Oficial del Registro Mercantil (BORME) e Infocif ya los está reflejando. Los primeros empresarios acogidos a la figura del ERL ya están apareciendo en los perfiles de la Red Social de Empresas, lo que facilita su visibilidad por parte de clientes, proveedores y socios potenciales para sus actividades.

Infocif ya recoge las fichas de diversos empresarios de sectores como el comercio al por menor, la construcción de edificios, la arquitectura, el comercios de bebidas y los restaurantes